17 de Octubre de 2018

Opinión

Migrantes al paraíso

Cuando hablamos de Quintana Roo como un gran polo turístico, estamos conscientes de que todo desarrollo implica el sacrificio de...

Compartir en Facebook Migrantes al paraísoCompartir en Twiiter Migrantes al paraíso

Cuando hablamos de Quintana Roo como un gran polo turístico, estamos conscientes de que todo desarrollo implica el sacrificio de muchas personas que llegan a este destino y que con su trabajo edifican enormes hoteles y proyectos. Somos un sitio que atrae como un imán para los ojos del mundo, por la oferta laboral y por ser un destino joven que apenas está trazando muchas de sus ventanas en materia de desarrollo. 

Sin embargo la otra cara de la moneda es que la mayoría de los habitantes es –migrante- y según las estadísticas el destino está compuesto por un 54 por ciento de su población que pertenece a otros estados de la república. De estos escenarios resultan problemáticas urbanas, sociales, culturales y económicas. Entre las principales dificultades a los que se enfrentan los trabajadores conocidos como “mano de obra” o “albañiles” es la falta de sitios u organismos que  les den asilo mientras se establecen o la mayoría de ellos que sólo vienen de paso al ser contratados por temporadas, terminan viviendo en las obras, con sitios muy precarios expuestos a abusos sexuales y psicológicos. Hasta el momento ninguna instancia puede darles cobijo al 100 por ciento, pues no hay recurso que alcance para cubrir lo más básico y cuesta mucho trabajo gestionar recursos que son obtenidos por sectores diversos. Aunque debo de reconocer que hay espacios como “la casa del migrante” que ofrecen instituciones ya consolidadas como Ciudad de la Alegría. 

Pero hay realidades que no pueden dejarse de ver, al hablar de las cosas que adolecen los migrantes que no llegan con nadie, ni con nada, es tan complejo para el destino como para ellos mismos. Los cambios que sufren al llegar a un lugar nuevo implica un desgaste emocional ya que han dejado su familia y sus orígenes, eso ha llevado a que algunos psicólogos den sus servicios de forma gratuita para ayudar en la medida de lo posible la salud mental y sobretodo evitar posibles atentados contra su persona, como es el caso del suicidio; que cabe destacar, también Quintana Roo ocupa la estadística más alta del país. 

No solo se enfrentan a la situación emocional que de por si es ya un peso muy grande, sino también a la discriminación de la población en general, que demerita su trabajo y es indiferente a esas realidades. Es ahí cuando pienso que estamos en el paraíso del caribe mexicano y el paraíso de la indiferencia social, parece que no nos preocupa nada sino es algo que nos afecte directamente, lo cual es una gran ignorancia, ya que sí está población flotante o que decide radicar  en el destino es útil para que se edifiquen los desarrollos, deberíamos sumar esfuerzos como autoridades y población para generar instancias u organismos que ayuden de alguna manera a cubrir sus necesidades, pequeños esfuerzos hacen la diferencia. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios