20 de Septiembre de 2018

Opinión

Mira quién habla

Para justificar su beligerancia, el PAN, presenta “su” agenda legislativa que, salvo cuestiones de grado, no muestra diferencia importante con el Pacto.

Compartir en Facebook Mira quién hablaCompartir en Twiiter Mira quién habla

Que no todos están de acuerdo  con el retorno de la política, entendida como el arte de la conciliación y los acuerdos, como ha sucedido en los albores del gobierno de Enrique Peña Nieto, queda muy claro con la rebelión que se ha dado en el PAN, comandada por Ernesto Cordero y Cocoa Calderón, al frente de la facción más beligerante del calderonismo, que usa  a su bancada senatorial para enmendarle la plana a Gustavo Madero, su presidente, a quien acusan de colaboracionista por haber firmado el Pacto Por México.

Y lo hacen no con el argumento de discrepar sobre el contenido de las propuestas, sino en busca  simple y llanamente de su eficiencia electoral para los comicios de julio próximo, en que 14 estados renovarán presidentes municipales, legisladores locales y  en algunos casos gobernador del Estado, con lo que incurren en la vieja práctica  de condicionar la aprobación de las leyes a la cesión de espacios de poder de espaldas a las votaciones.

Situación en la que coincide el PRD que, con el argumento de que no hay otra  manera de ganarle al PRI, ha mostrado disposición para aliarse con el PAN en 13 de las 14 elecciones estatales en ciernes, donde los principios de los partidos y los programas de gobierno, es decir la oferta política, son sacrificados en aras de un pragmatismo reduccionista y donde la democracia  es un juego de apariencias e inclinaciones personales, lo que representa un retroceso, pues  los triunfadores lo harían sin asumir compromisos concretos con los electores.  

Para justificar su beligerancia, el PAN,  presenta “su” agenda legislativa que, salvo cuestiones de grado, no muestra diferencia importante con el Pacto, en tanto que  el PRD acusa a los priistas de haberle “fusilado” en un 80% sus propuestas, como si se tratara de derechos de autor, sin caer en cuenta que la función de los partidos, antes que elucubrar sobre las propuestas más brillantes e inteligentes, consiste en solucionar los problemas de la gente.

Para generar mayor confusión, los panistas se quejan en contra de una “campaña de golpeteo” del gobierno contra los regímenes de Fox y Calderón y militantes de su partido, e incluso contra sus senadores que en su perspectiva son intocables.

Ahora resulta que los que llevaron  a su máxima expresión la guerra sucia electoral involucrando a las cúpulas empresariales; los que encarcelaron a más de 100 alcaldes michoacanos sólo para ayudar a Cocoa Calderón en su fallida campaña; los que impunemente denigraron a personajes públicos opuestos a sus intereses,  quieren hoy culpar al gobierno de las tímidas críticas de algunos periodistas, que aún no atinan a develar  la magna corrupción que caracterizó su oscura y trágica docena pánica.

El burro hablando de orejas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios