19 de Septiembre de 2018

Opinión

Mirar

Las palabras más hermosas jamás inventadas difícilmente podrían expresar lo que se expresa con una mirada.

Compartir en Facebook MirarCompartir en Twiiter Mirar

Mirar es mucho más que simplemente ver, mirar es enviar a través de los ojos, señales que provienen desde lo más profundo del alma; mirar es abrazar, apretadamente, pero sin lastimar; mirar es un lazo que vincula, que une, que compromete; mirar es pasión, es deseo, es diálogo, es comunión y comunicación, es entender, admirar. Las palabras más hermosas jamás inventadas difícilmente podrían expresar lo que se expresa con una mirada.

El reconocido lingüista, filólogo, investigador y académico mexicano Lic. José Guadalupe Moreno de Alba PhD señala en su obra “Minucias del Lenguaje” que los verbos ver y mirar tienen, por su etimología, un contenido semántico diferente; es decir, que no son sinónimos. Apuntaba que ver alude a una determinada capacidad física, mientras que mirar es un acto consciente y deliberado. Solía decir que para ver basta tener los ojos bien abiertos, pero para mirar es indispensable ejercer en alguna medida la voluntad.

Asimismo, Saint Exupèry lo expresa magistralmente, y sin mencionar la palabra “mirar”, en el episodio en donde el zorro le dice al Principito: “He aquí mi secreto, que no puede ser más simple, sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos”.

La mirada puede transmitir amor, pero también odio; alegría, pero también tristeza; furia, pero también calma. Una mirada sostenida ante el adversario envía un mensaje de dignidad e impone respeto. Mirar con atención y enfoque conduce a resultados positivos.

Hay que ver menos y mirar más, quien mira demuestra su interés, se conecta con el otro. Si hay reciprocidad, la mirada es exponencialmente más poderosa. Desconozco si existe un lugar donde se pueda aprender a mirar, debe existir una técnica, algunas claves o pistas que nos muestren el camino.

La mirada puede ser utilizada como herramienta de conquista, algunas veces es indicador de la veracidad o falsedad de una sentencia u oración cuando nos fijamos en la mirada de quien la expresa, puede evidenciar un estado de ánimo o revelar características particulares de la personalidad de alguien.

A mí me gusta mirar, comprender lo que miro, absorber e interiorizar lo que miro, me causa satisfacción mirar mis más preciados tesoros: a mi esposa, mis hijos, mis padres y mis hermanas, pero del mismo modo es también hermoso ser el objeto de una mirada, el receptor de esa descarga de energía que nos entusiasma y alegra.

No sé si prefieres mirar o recibir una mirada, probablemente lo correcto sería una buena y balanceada dosis de ambas; sin embargo, pienso que sería fantástico recibir con cierta frecuencia una mirada alegre, dulce y llena de admiración; no es que sea muy exigente, pero algo así más o menos como la mirada que hace unos días Ivanka le lanzó a Trudeau. ¿No te parece? 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios