18 de Octubre de 2018

Opinión

Las mujeres, el cenote y el Diablo

Dos muchachas recién casadas admiraban sus alhajas en la orilla del cenote Santa María de Chink’a’dzono’ot, en el centro de Xocén, y las dos cayeron en la profundidad.

Compartir en Facebook Las mujeres, el cenote y el DiabloCompartir en Twiiter Las mujeres, el cenote y el Diablo

Cerca de Valladolid se encuentra la comunidad de Xocén. En ella, Gabriela Licausi Pérez hizo una investigación y encontró el siguiente relato:

Dos muchachas recién casadas estaban admirando sus alhajas en la orilla del cenote Santa María de Chink’a’dzono’ot, en el centro de Xocén. A una de ellas se le cayó su anillo dentro de la cavidad. Al tratar de agarrarlo, la muchacha jaló a la otra y las dos se hundieron en el agua del cenote y no pudieron salir. Al percatarse de esto, sus esposos llamaron al Wáay o brujo del pueblo. Éste dijo que iría por ellas. 

Se lanzó al cenote convertido en sapo. Cuando llegó al fondo de la cavidad encontró a las mujeres peinando al Diablo. Ellas le dijeron que no regresarían hasta el final de los tiempos y le dieron el anillo. 

El brujo retornó al pueblo a través de un cenote cercano a Chichén Itzá. 

Cuando vio a los esposos de las mujeres, les dijo que ellas no volverían sino hasta el fin del mundo y como prueba de haberlas visto les entregó el anillo que cayó al agua.

En este relato hay tres mitos inseparables: el Wáay, pues el brujo se convierte en sapo; el Diablo que vive en el fondo del agua, y que los cenotes se comunican.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios