19 de Septiembre de 2018

Opinión

Nació el 'Gordillo' yucateco

Puestos a enseñar, los maestros yucatecos no aprenden: un 'líder' como el recién electo en Setey tiene el mejor librito de la trampas que le aprendió a La Maestra, quien otrora regaló manzanas... podridas.

Compartir en Facebook Nació el 'Gordillo' yucatecoCompartir en Twiiter Nació el 'Gordillo' yucateco

La reelección de los dirigentes del sindicato independiente de maestros Setey engendró mucha molestia y enojo entre sus agremiados en las escuelas, ya que fueron sorprendidos con una planilla arreglada en donde el único cambio visible fue el de las posiciones, pues los mismos nombres predominaron en ella.

Las fuertes críticas se centraron en la burda forma en que desarrollaron el proceso, ya que en su convocatoria se previó la instalación de urnas en los centros de trabajo donde se depositaría libremente el voto, pero no fue así, fueron los mismos dirigentes quienes de propia mano entregaron y recogieron el voto.

No hubo más planillas, la participación libre fue acotada. Se votó bajo la indicación y presión de los dirigentes, no existió el voto libre y secreto; sin embargo, en muchos centros los maestros nulificaron su papeleta y otros más escribieron la leyenda “Sufragio efectivo, no reelección”.

Los maestros yucatecos no se merecen esto, pues fueron precisamente estas vergonzosas prácticas las que los obligaron, hace algunos años, a abandonar al SNTE para formar un nuevo sindicato en donde convivieran y tomaran decisiones de manera democrática, en libertad y con respeto a la pluralidad. Sueños guajiros al fin.

Quienes conocen profundamente de los asuntos sindicales de los maestros, pueden entender claramente que en verdad no hubo sorpresas, sino todo lo contrario, sucedió lo que se esperaba, era algo predecible y solo era cuestión de tiempo para que ocurriera.

No olvidemos que el nuevo “Gordillo” yucateco, Rigoberto Cervantes Romero, asistió al V Congreso Nacional Extraordinario, en marzo del 2004, en Tonatico, Estado de México, donde votó a favor de la reelección de Elba Esther Gordillo.

Tiempo después, en julio del 2007, ya como concejal del SNTE, regresó al XXIII Consejo Nacional Extraordinario en Rosarito, Baja California, donde votó de nuevo por Elba Esther para que sea declarada presidenta vitalicia.

Entonces a nadie debe extrañar de dónde aprendió todas las inmundicias en la reelección de dirigentes. Con un equipo debilitado y enfrentado por la división interna, hoy el “Gordillo” yucateco busca escribir la misma triste historia de su “maestra” pero, en su propio sindicato.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios