16 de Noviembre de 2018

Opinión

Nada es casual

No se critica la actitud valiente de la señora, lo que llama la atención es que en este tipo de eventos el acceso es restringido.

Compartir en Facebook Nada es casualCompartir en Twiiter Nada es casual

Es muy notable la actitud con la que gobierna a Yucatán Rolando Zapata Bello. Las señales que manda no las terminan de comprender algunos grupos políticos de su partido. Un ejemplo sucedió en Tunkás, donde gobierna la panista María Elena Domínguez Ku. Ahí grupos priistas ya habían armado con pancartas una protesta, como ocurre ahora en Tinum, durante una visita del gobernador, pero Zapata Bello les advirtió a los inconformes que él le va a dar su lugar a la autoridad, sin que le importe su partido.

En Tunkás las pancartas, casi como las que se usaron en campaña, destacaban los nombres de la diputada local Elsy Sarabia, el legislador federal Wílliam Sosa, la senadora Angélica Araujo, Zapata Bello y el presidente Enrique Peña Nieto; sólo faltó el nombre del secretario Felipe Cervera Hernández. Muchos pueden decir que lo de Tunkás es un caso aislado, pero...

Desde la víspera de la presentación del Plan Estatal de Desarrollo, en el Siglo XXI, colaboradores de la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco empezaron a hablar de su presencia en el acto en el que el mandatario daría a conocer los ejes de su administración.

La gente de Ivonne invitaba a ir para aplaudirla: Hay que demostrar, decían, que ella sigue siendo popular en el estado. Como si todavía estuvieran en el gobierno, el ex funcionario Paul Marcel estaba atento a dónde se sentaría su jefa; el ex encargado de protocolo Jorge Canul también daba indicaciones.

La diputada federal Guadalupe Ortega llamó a su compañero Mauricio Sahuí y cambió de silla con él  para que salga en las fotos junto a Bonny. Es explicable la preocupación de los colaboradores de la ex gobernadora, ya que días antes, en una cena con la comunidad libanesa, los más aplaudidos fueron el gobernador  y el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Jorge Carlos Ramírez Marín.

Un problema fuerte se vive en la delegación de Sedesol. El delegado Luis Borjas obedece las órdenes de Ramírez Marín y la presunta subdelegada y ex encargada del IEGY, Georgina Rosado Rosado, se niega a acatar disposiciones de este funcionario porque  dice que  es colaboradora de Ortega Pacheco y amiga personal de la titular de la dependencia, Rosario Robles Berlanga. Dicen que el delegado le pide a Georgina Rosado correr a los panistas, pero ella no obedece las instrucciones. Ese fue el motivo de que presentara su renuncia y se trasladara al DF a platicar con su amiga Rosario Robles.

En días pasados, cuando vino a Yucatán el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, una mujer de edad avanzada fue protagonista en la reunión que encabezó el funcionario federal.

La dama, una afectada por el fraude financiero en el Sistema Coopera, logró acercarse hasta la mesa principal. Y ante la sorpresa de los asistentes hizo una reclamación al gobernador y se inconformó contra Hacienda y la Comisión Nacional Bancaria.

No se critica la actitud valiente de la señora, lo que llama la atención es que en este tipo de eventos el acceso es restringido; por supuesto que no fue fortuito, en el PRI se sabe que son dos los presidenciables: el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, quien tiene nexos con Ramírez Marín, y Luis Videgaray… Nada es casual.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios