16 de Diciembre de 2017

Opinión

"Narcoapocalipsis" II

Compartir en Facebook "Narcoapocalipsis" IICompartir en Twiiter "Narcoapocalipsis" II

Hace cinco años y medio, el 19 de mayo de 2007, con el título “El narcoapocalipsis”, publiqué en este espacio la siguiente columna. ¿Resulto premonitoria? Usted dirá. Quise recuperarla a una semana de que termine el actual sexenio.

¿Ha golpeado usted a un avispero? ¿Sabe a lo que se expone al hacerlo? Por supuesto: a que cientos de avispas embravecidas y delirantes se lancen contra su persona para aguijonearla, hasta dejarla en calidad de masa informe. Para meterse con esos agresivos himenópteros, hay que pensarlo dos veces y estar lo suficientemente preparado, a fin de resistir su ciego ataque.

Algo parecido sucedió en nuestro país hace algunos meses… y las avispas andan desatadas. Todos los días picotean a una, a dos, a cinco, a diez personas hasta acabar con ellas. Ya no es como hasta hace poco, cuando las de un género (digamos las avispas del Golfo) se peleaban a muerte contra las de otro (digamos las avispas de Tijuana o de Ciudad Juárez), pero no se metían con los especímenes de otras clases animales…, a menos que se les molestara y entonces sí, reaccionaban con dolorosa furia, como está sucediendo día con día desde hace ya demasiado tiempo.

¿Hicieron bien los cazadores de avispas en golpear sus nidos? No lo sé. A primera vista parecería lo más conducente, pero ahora tengo mis dudas. Sobre todo porque la reacción de aquéllas ha sido tan salvaje que ha metido las cosas en una espiral de violencia, a la cual no se le ve un final satisfactorio siquiera en el largo plazo.

Para dejarnos de metáforas insectívoras y decirlo claramente: la guerra declarada por el gobierno de Felipe Calderón contra los señores de la droga amenaza con transformarse en un narcoapocalipsis y no sé si eso es exactamente lo que más le conviene al país. Todos sabemos que la única solución al problema del tráfico de estupefacientes es la legalización de los mismos, pero son tantos y tan enredados los intereses en juego que eso no va a suceder.

Pegarle al avispero puede resultar muy vistoso en términos mediáticos, pero —ya se ve— muy poco redituable y sí, en cambio, altamente peligroso. Que el Señor (y no precisamente aquel a quien llamaban de los cielos) nos coja confesados.

http://twiter/hualgami

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios