25 de Septiembre de 2018

Opinión

La naval, al mando de los puertos

La Marina podrá autorizar los despachos y arribos de embarcaciones, inspeccionar y certificar a las que ondeen banderas nacional o extranjeras e imponer sanciones por infracciones.

Compartir en Facebook La naval, al mando de los puertosCompartir en Twiiter La naval, al mando de los puertos

Durante los primeros años de gobierno de  Luis Echeverría Álvarez se realizaron grandes proyectos para el desarrollo los puertos nacionales, entre ellos la creación en la Secretaría de Marina de la Dirección General de Operación Portuaria, con lo cual la naval tuvo a su cargo la administración de los puertos y la construcción de la infraestructura portuaria. 

Fue un mando efímero porque a partir de 1977, la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal incorporó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) todas las actividades relacionadas con el fomento a la Marina Mercante, incluida la provisión de la infraestructura y la operación portuaria.

A cuatro décadas de aquél despegue de los puertos nacionales, el presidente Enrique Peña Nieto envió al Senado una iniciativa para reformar diversas leyes y darle a la Semar el control de los puertos en materia de seguridad al transferirle las Capitanías de Puerto y funciones que actualmente desarrolla la SCT.

El Ejecutivo señala la necesidad de definir una Autoridad Marítima Nacional que delimite las atribuciones que ejercen la Semar y la SCT, con el fin de evitar confusiones y vacíos de autoridad y para evitar duplicidad de funciones.

En síntesis, la Marina podrá autorizar los despachos y arribos de embarcaciones, inspeccionar y certificar a las que ondeen banderas nacional o extranjeras, imponer sanciones por infracciones, así como nombrar y remover a los capitanes de puerto.

También ejercerá el mando en los recintos portuarios, pues de acuerdo a la iniciativa presidencial, podrá “establecer y organizar un cuerpo de vigilancia, seguridad y auxilio para la navegación en aguas interiores”. 

La iniciativa se presentó el martes pasado, cuando se anunció la creación de un batallón de Policía Naval en la Ciudad de México, que se suma a las Unidades Navales de Protección Portuaria (Unaprop), creadas en abril de 2014 para vigilar, de inicio, 19 puertos.

Vientos de cambio soplan en la Marina, hoy con mayor presencia en tareas de seguridad y, como se expresa en el lema de la Armada de México: ¡en la tierra, en el aire y en el mar!

Anexo "1"

Puertos 'jóvenes'

En 1973 comenzó la contabilidad de nuestras singladuras en la Marina por el Pacífico mexicano. Hacia el sur, navegábamos en labores de vigilancia por Chiapas, donde se construía Puerto Madero, que inició actividades el 1 de Junio de 1975. A pocos agradaban esas operaciones "San Benito", donde durante 30 días el barco era el hogar de casi un centenar de tripulantes. El relevo se daba mediante un rendez-vous (o rendezvous) y de ahí a repostar un par de días en Salina Cruz para retornar al puerto base, Acapulco. 

Hacia el norte, nuestro Guardacostas operaba hasta Manzanillo, pasando por Puerto Lázaro Cárdenas, que concluyó su primera fase en 1976. Luego vendría el despegue industrial y comercial de este puerto que desde el año pasado tiene como capitán de puerto a un contralmirante de la Armada de México quien relevó a otro que fue asesinado el 4 de marzo de 2015. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios