18 de Septiembre de 2018

Opinión

Navidad y esperanza del enfermo de cáncer

La esperanza de vivir para quienes padecen de cáncer es una realidad en el Hospital de Oncología de la SSY, sólo falta que, con actitud madura y responsable, acudas a tus chequeos regulares.

Compartir en Facebook Navidad y esperanza del enfermo de cáncerCompartir en Twiiter Navidad y esperanza del enfermo de cáncer

Llegó la temporada que muchos esperan, la época de Adviento que anuncia la Navidad. Representa, antes que nada, el renacer en el corazón de cada uno de los moradores de la tierra, aquella esperanza de un mejor mañana;  ese amanecer color de rosa, cuando anhelamos energía y recompensa al esfuerzo. También  -por qué no-, la oportunidad de darnos un gusto con el aguinaldo.

Sin embargo, de forma contrastante, siguen existiendo villamelones con  actitudes insanas, egoístas, prepotentes y megalómanas, cuya pusilanimidad está allende principios y valores. Cual penoso remedo humano, su enfermiza obsesión los exhibe ante el excelso. Así es, querido lector, me refiero a los viscerales, cuyo intestino grueso obnubila neuronas. Pero ni vale la pena hacer caso a los “pequeños de al lado”.  

Es momento de recapitular y realizar un conteo de logros conjuntos, y me quisiera referir a mi reciente visita a las instalaciones del Hospital de Oncología de la Secretaría de Salud. Como médico cuya vida le ha permitido ver la transición tecnológica, estar ante equipo vanguardista me sorprende. Simuladores para proyección, acelerador lineal, espacios para quimioterapia, personal capacitado y una recepción amigable no tienen precio para el doliente, pero sí gran valor y aprecio para quienes deseamos lo mejor para quienes menos tienen.

Este coloso, sembrado en los terrenos del emblemático y orgullosamente yucateco Hospital O´Horán, devuelve la esperanza a quienes ven su vida amenazada por alguna enfermedad cancerosa. ¡Qué cartera de servicios, DNA del pelo, ni que ocho cuartos!, le contestaría a más de un vedette de la medicina, que exige sinnúmero de requisitos, con el deseo de retrasar la atención del moribundo.

¡Cualquiera!, sin distingo de sexo, raza, religión o inclinación política, tiene la oportunidad de recibir atención de primer mundo en el rincón más cálido de nuestro México. Como diría un buen amigo mío ¡Todos somos hijos de Dios!, por cierto,  próximo a nacer una vez más en el corazón del creyente.

La esperanza de vivir para quienes padecen de cáncer es una realidad en el Hospital de Oncología de la SSY,  sólo falta que, con actitud madura y responsable, acudas a tus chequeos regulares y, ante cualquier sospecha, te acerques a los expertos. El diagnóstico oportuno es la clave. Estamos en época de Adviento, cuando todo es posible, si te acercas a quien te espera con cariño, respeto y profesionalismo. No lo pienses, los excelsos te esperan, de los villamelones me ocupo yo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios