14 de Noviembre de 2018

Opinión

Negocios operan al margen de la ley

Con el tema de prevención de accidentes que engloba a todas aquellas medidas precautorias que eviten tragedias...

Compartir en Facebook Negocios operan al margen de la leyCompartir en Twiiter Negocios operan al margen de la ley

 

Con el tema de prevención de accidentes que engloba a todas aquellas medidas precautorias que eviten tragedias, parece ser que los reglamentos están plasmados en papel sin mayor penetración, además de haber leyes que solo sirven de “adorno”, ya que nadie las pone en práctica, y si de revisiones a negocios se trata, mucho menos.
 
Tan sólo en la ciudad capital existe un promedio de más de 500 establecimientos y el 50 por ciento están instalados en edificios no propios para el giro que ofrecen, es decir, están ubicados en casas particulares habilitadas como cantinas, discos y bares, entre otro tipo de negocios enfocados a adulación del dios Baco.
 
A decir de Juan Manuel Zamarripa Pérez, la mayoría de los negocios son familiares y han estado trabajando durante años en la capital, lo que ha dificultado meterlos en cintura, pero también los tiempos están cambiando, Chetumal ya no es la ciudad de provincia de hace 20 años.
 
Y están construyendo gasolineras, centros comerciales y escuelas que necesitan que se les garantice seguridad. Muchos de los establecimientos de antaño de la ciudad carecen de salidas de emergencia, o si las tienen, están obstruidas por objetos como cajas de refrescos, mesas, sillas y, en casos extremos, no han habilitado ningún tipo de salida.
 
El Reglamento de Protección Civil municipal estipula también que las entradas o accesos principales de una disco, bar, restaurantes o centros nocturnos tengan ciertas medidas, para que la gente en caso de algún tipo de contingencia pueda salir rápidamente sin mayores contratiempos.
 
Pero la situación es más complicada y grave cuando investigaciones nos dan a conocer que el 90 por ciento de los establecimientos de la capital no cuentan o no tienen contratados seguros catastróficos, es decir, contra daños a establecimientos; por ejemplo, situaciones que se den a causa de incendios, explosiones u otro tipo de incidente que ponga en riesgo la vida de los clientes.
 
El Artículo 70 en materia de Protección Civil señala que los establecimientos tienen la obligación de contar siempre con un análisis de riesgos, Programa Interno de Protección Civil –que es el conjunto de medidas y acciones diseñadas y registradas en un documento para salvaguardar la integridad física de los trabajadores y personas que se concentran en un inmueble–, así como proteger las instalaciones, bienes e información vital, para evitar riesgos de una emergencia o desastre.
 
Si no se cuenta con el dictamen de aprobación de estos instrumentos por parte de la Dirección de Protección Civil municipal, el representante de la empresa no obtendrá su licencia de funcionamiento por parte de la Tesorería municipal. Pero, ¿qué pasa en nuestra ciudad, que sólo bastan un par de llamadas o favores personales para que de la noche a la mañana dichos establecimientos operen de manera “regular” pese a que no cumplen en lo mínimo a lo que marca la ley? Creo que las autoridades esperan que suceda una tragedia como la ocurrida el 20 de octubre de 2000 en una sala de fiestas del Distrito Federal.
 
La discoteca Lobohombo sufrió un incendio por un cortocircuito que se produjo en el techo del mismo. El resultado de este incendio dio un saldo de 20 personas fallecidas; este sitio operaba sin los permisos mínimos requeridos por Protección Civil y no tenía salidas de emergencia, ni llevaba a cabo las revisiones de sus instalaciones eléctricas y de gas.
 
Además, el número de clientes superaba en mucho la capacidad del lugar. Tampoco contaba con salidas de emergencia, y había sido clausurada 11 veces, volviendo a reabrir sus puertas.
 
Pero si las encargadas de hacer estas revisiones se la pasan visitando tiendas de ropa en las plazas comerciales y visitando casi a diario las salas de cine como, Luis Carlos Rodríguez Hoy, tornan el panorama aún más grave.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios