25 de Septiembre de 2018

Opinión

Ni ciruela, ni laurel ni roble son tales

Muchas plantas de Yucatán no existían en el estado antes de la Conquista Española.

Compartir en Facebook Ni ciruela, ni laurel ni roble son talesCompartir en Twiiter Ni ciruela, ni laurel ni roble son tales
En su libro ¿Lo ignoraba usted? don Alfredo Barrera Vásquez nos dice que, desde antaño, a algunas plantas, animales y objetos de la península se les asignaron nombres atendiendo al parecido con plantas y animales de otros lugares. Por ejemplo, nuestras populares “ciruelas” como chi’abal, chakabal, k’anabal no son ciruelas. Las verdaderas son de la familia de las Rosáceas, de origen caucásico y del Asia Menor y cuando se les importa se les llama generalmente Claudia o de California. Existen cerca de 300 especies conocidas y la mayoría son fáciles de conservar semisecas (ciruela pasa). 
La  “ciruela” (abal, en maya) es de origen americano, del género de las spondias y de la familia de las Anacardiáceas y es cultivada desde tiempos muy antiguos. Se le llama jobo, en el Caribe; en Chiapas y Oaxaca es jocote, del náhuatl xocotl.
Asimismo, los frondosos “laureles” de nuestras plazas y corrales no son laureles, sino higueras de origen asiático del género Ficus nitida Thunb también conocida como “Laurel de la India”. El verdadero laurel es de la familia de las Lauráceas y las hojas son usadas como condimento.
El árbol llamado “roble” no es tal. El auténtico roble pertenece a la familia de las Fagáceas de 15 a 20 m de altura y es igual que la encina que vive en lugares templados y fríos. Es símbolo de fuerza. El nuestro (beek, en maya) pertenece a las Borragináceas a la que también corresponde la anacahuita. Su género es Ehretia tinifolia, árbol frondoso de hoja muy verde. Los españoles le vieron parecido al roble europeo y le dieron ese nombre. En Nayarit le llaman pingüica y en Oaxaca nandimbo.
El kat (Parmentiera aculeata) es de la familia de las Bignoniáceas, la misma que la de la jícara, y no tiene nada de pepino. El real pepino es una herbácea con tallos rastreros que pertenece a las Cucurbitáceas. El nombre kat designa, en algunas lenguas mayas, el órgano sexual masculino. En otras zonas del país al kat se le llama cuajilote, del náhuatl cuaxilotl, “elote de árbol” o “cacao del mono”. En Yucatán tiene usos medicinales y es muy rico como legumbre en el puchero y el salpimentado.
Otras plantas como la guanábana, la guayaba y el mamey proceden de Las Antillas. La piña, la papa y el cacahuate son suramericanos. Ninguna se conocía en Yucatán antes de la conquista, fueron importadas y cultivadas durante la colonia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios