24 de Septiembre de 2018

Opinión

No esperes que en la vida pase “algo” cuando lo que está pasando es “todo”

El otro día, me puse a pensar en la gran cantidad de personas que he conocido a lo largo de mi vida, pero que por alguna razón ya no he vuelto a ver...

Compartir en Facebook No esperes que en la vida pase “algo”  cuando lo que está pasando es “todo”Compartir en Twiiter No esperes que en la vida pase “algo”  cuando lo que está pasando es “todo”

El otro día, me puse a pensar en la gran cantidad de personas que he conocido a lo largo de mi vida, pero que por alguna razón ya no he vuelto a ver, unas porque eran simplemente conocidos que no trascienden a ser una gran amistad, simples compañeros de escuela o de trabajo, pero ¿y la familia?

Al igual que yo, hay muchas personas que cuando van creciendo y van haciendo su propia vida, hasta la familia va quedando en otro lugar, a veces en diferentes países o ciudades y muchas veces difícil de frecuentar y que triste es que eso suceda, que perdamos la comunicación con personas que en algún momento disfrutamos tanto en nuestra vida, la gran ventaja de la modernidad y las redes sociales, es que ahora tenemos muchas maneras de contactar con todas esas personas, hace más o menos un año mis familiares y yo empezamos a compartir fotografías de cuando éramos chiquitos, obviamente a narrar y a recordar el evento que aparecía en la foto, hay quien se acuerda de una cosa, otros de otras o hay quien estaba en el limbo y ¡ni siquiera sabía que existía esa fotografía!

Fotos de nuestros papás, abuelos, y hasta mascotas, del baúl salieron muchos recuerdos cuando lo hicimos, pero sobre todo reforzamos el cariño tan grande que hay entre todos nosotros.

Sin duda el tener a nuestra familia cerca, de la manera que sea, es un gran tesoro que debemos cuidar, no permitas que se te vayan los días sin disfrutar a las personas que tienes alrededor, pero sobre todo no las dejes ir, los recuerdos del mañana serán el presente que estás viviendo hoy.

Haz que en tu futuro haya recuerdos llenos de sonrisas y buenos recuerdos, y si te es posible ve por las personas que has dejado atrás y tráelas de regreso a tu vida, y los que ya no están deben seguir en nuestros corazones.

Esta columna en especial va a mis abuelos que recuerdo con todo mi cariño, los que nos hacían reunirnos y los que sin duda ¡nos hacen tanta falta!

Uno de los recuerdos que todos tenemos de mi abuelito, era que cada Navidad nos decía que teníamos que pasarla con ellos porque tal vez sería su última, (eso lo dijo desde que yo me acuerdo) y afortunadamente pasaron muchas navidades antes de esa última, muchas veces cuando eres niño prefieres no ir y quedarte con tus amigos antes que ir a la aburrida casa de los abuelos, ahora que ha pasado el tiempo y no están, ¡me encantaría volver y quedarme ahí de visita eterna!

Y así como estar con ellos, volver a ver mi otra abuela, a tíos que ya no están.

Si tú tienes la gran fortuna de tener a toda tu familia cerca ¡disfrútala!

Deberíamos tener como prioridad a las personas más que al trabajo, se nos olvida que el trabajo debe servirnos para vivir y no vivir para trabajar, a veces pareciera que estamos esperando que pase “algo” cuando lo que está pasando es “todo”, esto es la vida, ¡lo que está pasando ahora que no se te vaya así sin más!

El ser feliz es cuestión de actitud y hay que trabajar también, estar pendiente de nuestra familia y amigos, estar presente para ellos como los queremos tener también, si dejas que los días se pasen, ten la certeza que la única respuesta que sabrás ¡es por qué llegó a tu vida la soledad!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios