26 de Septiembre de 2018

Opinión

¡No “marches” Rafa!

El rechazado “ líder” de la sección 25 del SNTE en Quintana Roo, Rafael González Sabido, sepultó este sábado la poca dignidad que le quedaba y se convirtió en el hazmerreír de su propio gremio...

Compartir en Facebook ¡No “marches” Rafa!Compartir en Twiiter ¡No “marches” Rafa!

El rechazado “ líder” de la sección 25 del SNTE en Quintana Roo, Rafael González Sabido, sepultó este sábado la poca dignidad que le quedaba y se convirtió en el hazmerreír de su propio gremio y de la sociedad en general por su patente falta de inteligencia, que hoy lo han convertido en el enemigo público número uno de los maestros.

No es para menos, pues los maestros ya no pueden ver ni en pintura a su “dirigente”, que desde que se instaló como líder demostró con creces que no está hecho para competir en las grandes ligas. 

Convertido en un monigote cuyos hilos maneja cualquiera que tenga dos dedos más de talento político, realizó un acto desesperado que en lugar de ayudarlo hundió su imagen ante los profesores que hicieron mofa pública de su “líder” en la marcha magisterial del pasado sábado en Cancún.

Y es que alguien le metió la idea de que debía presentarse en la marcha convocada por los secretarios generales delegacionales para “encabezar” el contingente, cosa que no causó ninguna gracia a los profesores que le gritaron hasta recordatorios familiares.

Rafael tomó el micrófono e intentó convencer a una turba de profesores de que lo dejaran ocupar su lugar de “líder”, pero salió con la cola entre las patas obligado a ocupar un lugar en la parte trasera del contingente, donde posó para la foto con una manta que decía “Fuera Sara”.

Esa fotografía circuló viralmente por las redes sociales, exhibiendo al pseudo líder como un traidor, pues las dos semanas pasadas anduvo de la mano con la secretaria de Educación, Sara Latife Ruiz Chávez, buscando apaciguar el descontento magisterial sin lograr nada.

El pecado de Rafael González fue que no fue frío, ni caliente, sino un tibio timorato, y tal como lo predice el precepto bíblico resultó “vomitado” por su gremio.

Y es que nada le ha salido bien al dirigente sindical, pues quiso quedar bien con la titular de Educación, y con su dirigente nacional, Juan Díaz de la Torre, dejando de lado las exigencias de los casi 20 mil trabajadores de la educación que llegaron a confiar en él.

Rafael González está muerto como líder sindical, y por si le quedaba duda eso quedó demostrado el pasado sábado. El lo sabe y todo su Comité también. De hecho, para poner “orden” dentro de la Sección 25 el SNTE nacional envió desde hace algunos días a un bateador emergente que está tomando las decisiones al interior del organismo.

Por eso hicieron bien los maestros al dejarlo de lado, al desconocerlo por completo y sacarlo de las negociaciones con el gobierno estatal, ya que el tibio dirigente tiene vocación para la traición, y sería un estorbo para las aspiraciones de ese gremio que tomó su propio camino, lamentando que no cuenten con la figura de revocación de liderazgo inútil.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios