23 de Febrero de 2018

Opinión

No más oportunidades

Las segundas partes nunca fueron buenas, dice el refrán popular.

Compartir en Facebook No más oportunidadesCompartir en Twiiter No más oportunidades

Las segundas partes nunca fueron buenas, dice el refrán popular. Tal vez con eso en mente los quintanarroenses votaron el domingo 5 de junio para elegir nuevas autoridades y no darles otra oportunidad a quienes ya gobernaron. 

Aplicó para todos los partidos, los cuales reciclaron rostros exhibiendo la falta de buenos cuadros para encarar unos comicios que a la postre resultaron históricos por la participación ciudadana, cuestión puesta en duda por una mayoría.

En Isla Mujeres la panista Alicia Ricalde, quien administró entre 2008 y 2011, perdió contra el priista Juan Carrillo Soberanis. Aun cuando la ex presidenta aportó sufragios invaluables a Carlos Joaquín, no le quisieron otorgar la segunda oportunidad. 

Caso similar ocurrió en Lázaro Cárdenas, donde su correligionaria Trinidad García Argüelles (2011-3013) tampoco fue favorecida. Ahí ganó Emilio Jiménez Ancona por unos 800 votos. Y es que para muchos era bola cantada esa derrota.

En Solidaridad, Filiberto Martínez Méndez (2011-2013) no logró prolongar la racha imbatible del PRI y dejó que Cristina Torres Gómez, del PAN-PRD, se convierta en la primera mujer presidenta en uno de los municipios con mayor proyección en el país.
En José María Morelos, el dos veces primer edil Domingo Flota Castillo (1999-2002 y 2010-2013) fue vencido por el abanderado de “Somos Quintana Roo”, José Baladez. Al perredista le aplicaron “la tercera es la vencida” en su contra.

Aunque no fue presidente pero sí delegado y después alcalde, Manuel García Salas (PAN-PRD) no pudo contra la priista Laura Fernández Piña en Puerto Morelos, el municipio de reciente creación.

Donde también les salió mal a los que reintentaron fue en Benito Juárez: tanto Gregorio Sánchez por Encuentro Social, como Julián Ricalde Magaña por la alianza UNE, fueron derrotados por Remberto Estrada Barba. Greg (2008-2010) la tiene más difícil que Ricalde (2011-2013), pues este último, junto con su hermana Alicia, suenan para el gabinete del gobernador electo. 

Premian a Cancún
En plena campaña, la Secretaría de Hacienda premió a la administración de Paul Carrillo de Cáceres por cobertura en servicios básicos, consolidación de acciones sociales, transparencia y rendición de cuentas; esto, de acuerdo con el Modelo de Gestión Basado en Resultados, el cual sitúa al municipio en el sexto lugar nacional de 64 evaluados.

El estudio de la dependencia federal puso a Benito Juárez en el lugar 23 en 2014, de entre 32 diagnosticados, y en la posición 10 de 64 el año pasado, por lo cual el avance ha sido constante y se ha visto reflejado, sobre todo, en asuntos de índole social: rescate de espacios públicos, gimnasios al aire libre, canchas deportivas, domos, mejores playas públicas, acciones educativas, entre otras.

En anteriores opiniones he sostenido que la base de estos logros ha sido la disciplina de una administración cuyo presidente se comprometió a no endeudar más la Comuna, elevar la calificación crediticia, fomentar la recaudación y eliminar gastos innecesarios. 

Lo anterior ha permitido saber dónde y cómo se gasta. Al obtener tal distinción, se incentiva la inversión, el pago de impuestos y una relación fluida con los otros niveles gubernamentales de los cuales depende en ciertas tareas presupuestales.

El gobierno de Paul ha recibido otros reconocimientos, como el Premio Gobierno y Gestión Local 2015, Infotec 2015, y uno otorgado por Gobernación por su participación en el programa Agenda para el Desarrollo Municipal 2014.

Acaso por su buen desempeño el oficialismo mantuvo a esa alianza en el poder en Cancún y negó la chance a los que ya la tuvieron sin cumplir. Sin duda, fue factor clave.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios