20 de Septiembre de 2018

Opinión

¡No me la CNTE!

Después de ver la zacapela entre maestros y granaderos, queda claro que si hubieran estado en medio todos los de la Femexfut, la gente hubiera aplaudido,

Compartir en Facebook ¡No me la CNTE!Compartir en Twiiter ¡No me la CNTE!

Así como a Miley Cyrus le falta un grado para ser Niurka, a las broncas magisteriales les falta un grado para estar al nivel de la pelea del Canelo. En su lucha combativa han demostrado un rigor, vigor y voluntad que ya hubiéramos querido ver en los ratones verdes, que son más guangos que Los Chuchos perredistas. 

Por supuesto, las movilizaciones magisteriales son más incomprendidas que la reforma hacendaria, que solo tiene en el secretario Videgaray un fan único e indivisible y que a pesar del desaire de don Beltrone Superstar y del melodrama ranchero de los contribuyentes clasemedieros que fiscalmente aterrorizados, mantiene su mantra: “Los que ganan más, pagarán más”.  Sí, ajá.

Y digo que hablamos de unos mayextros incomprendidos porque sus bloqueos en el Circuito Interior, Polanco y Reforma, tenían un objetivo fundamental que no hemos sabido valorar: que la ciudadanía deprimida por los resultados panboleros, olvidara al menos momentáneamente la imagen de una selección mexicana sodomizada por Donovan. 

Claro que la indignación de los mairos tenía un origen, sin duda, comprensible: no los dejaron llegar a Los Pinos y les mandaron unos achichincles chafas a negociar. O sea, eso no se hace, por lo menos les hubieran mandado a Decio de Maria y Justino Compeán para que fueran tratados como si fueran Chepo de la Torre. Aunque también hay que entender la reticencia del gobierno para dejarlos pasar; no tanto porque su pliego sea muy perrón, sino porque se temía que de la misma manera en que no le quisieron prestar el Zócalo a AMLO, tampoco quisieran devolver las cabañitas de Fox.

Después de ver la zacapela entre maestros y granaderos, queda claro que si hubieran estado en medio todos los de la Femexfut, la gente hubiera aplaudido y no se habrá refugiado en el hashtag #EstamosHartosCNTE, al que se respondió con un #Pusnosvalemadre. Igual, si el Tri le gana a los gringos, chance y nos ahorrábamos tamaño desmadre.  Aquí el detalle técnico es cómo con esta proliferación de fundamentalismos, Osorio Chong logrará que se libere la plancha del Zócalo para la ceremonia del 15 de septiembre. Ni modo que la hagan en la Estafa de Luz. O que el grito sea en el estadio Azteca, a ver si así se aplica el exorcismo. 

Por vía de mientras, gran alegría que la selección mexicana de basquetbol haya triunfado en el Premundial de Caracas, Venezuela. Una hazaña hecha en condiciones muy adversas a fuerza de tanates. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios