20 de Noviembre de 2018

Opinión

Nociones de salud-enfermedad entre los mayas

Entre los mayas yucatecos las nociones de salud (toj óolal) y enfermedad (k’oja’anil) se mueven dentro de un campo amplio y complejo y refieren no sólo a procesos patológicos.

Compartir en Facebook Nociones de salud-enfermedad entre los mayasCompartir en Twiiter Nociones de salud-enfermedad entre los mayas

En maya se emplea la expresión toj in wóol cuando alguien describe que experimenta un “estado de buen ánimo, de vigor, de estabilidad física y emocional”. Para definir el estado contrario se recurre a la voz k’oja’anil a la que se podría asignar la glosa de “enfermedad”, en el que el sufijo -il equivale a relator.

El morfema k’oj es un arcaísmo que significa “máscara o antifaz”, con el sufijo de participio pasado k’oja’an (lit. enmascarado) se denomina al “enfermo”, es decir a aquel de semblante distinto, melancólico, de ánimo decaído. También se emplea la expresión k’oja’an u yóol para decir que alguien está enfermo o que ha contraído o padece alguna dolencia.

Decidir quién está enfermo y por qué lo está es una elección que un grupo social cumple dentro de su sistema de valores, desde su visión e interpretación del mundo.

Entre los mayas yucatecos las nociones de salud (toj óolal) y enfermedad (k’oja’anil) se mueven dentro de un campo amplio y complejo y refieren no sólo a procesos patológicos propiamente dichos, sino a toda una manifestación de desgracia o infortunio que tiene lugar dentro de las diversas áreas de la existencia humana. 

Así, los agentes causales de la “enfermedad” transitan por varios niveles explicativos: naturales, que afectan directamente el estado fisiológico de los individuos (condiciones climáticas, calidad/cualidad de los alimentos, accidentes que producen lesiones); sociales, relacionados con las transgresiones a normas colectivas que afectan la vida social y se traducen en la aparición de padecimientos en el cuerpo; sobrenaturales, referidas a las faltas o incumplimiento de promesas u omisiones de un ritual que causan el enojo divino (de deidades, dioses o santos).

Esto provoca enfermedades o “malos aires”; calendáricas, relacionadas con la posición de los astros, con determinados días de la semana o estaciones del año, como la canícula, y que pueden resultar peligrosas para la salud. 

Erróneamente las construcciones de salud-enfermedad del cuerpo y de los estadios fisiológicos de otras culturas (como la maya) se suelen evaluar con parámetros y valores propios. Las culturas no son buenas o malas, verdaderas o falsas, primitivas o civilizadas, sino distintas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios