19 de Septiembre de 2018

Opinión

Nuestra conciencia y la sostenibilidad

“El desarrollo sostenible es aquel que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades”.

Compartir en Facebook Nuestra conciencia y la sostenibilidadCompartir en Twiiter Nuestra conciencia y la sostenibilidad

Siguiendo con la relatoría de la semana pasada, en octubre de 1977, en el Día Mundial del Medio Ambiente, el PNUMA dio a conocer un documento en el que alertaba a la humanidad sobre el deterioro ambiental, enfatizando la condición de riesgo de la vida en nuestro planeta y reclamando una respuesta mundial a un problema universal: la degradación del ambiente, provocada en gran medida por la irracionalidad humana.

Años después, a finales de 1983, las Naciones Unidas recurrieron a la sapiencia de una admirable mujer, la Sra. Gro Harlem Brundtland, única política que ha ascendido a primer ministro desde el Ministerio del Medio Ambiente de su país, a quien solicitaron que encabezara la creación de una comisión independiente que estudiara la situación del medio ambiente en el planeta y sugiriera formas y métodos para enfrentar, sin poner en riesgo el futuro de la Tierra, la problemática de satisfacer las necesidades de la creciente población.  

La comisión surge y se integra a convocatoria de la Sra. Brundtland, compuesta por ministros, científicos, investigadores, legisladores, etc., y después de trabajar durante más de tres años en los cinco continentes, publicó, en abril de 1987, el documento denominado “Nuestro Futuro Común”, documento de casi cuatrocientas páginas, en cuya introducción, la cual denominó  “Llamado para la Acción”,  la Sra. Brundtland comienza diciendo:

“A menos que seamos capaces de traducir nuestras palabras en un lenguaje que pueda ser comprendido por las mentes y corazones de los jóvenes y los ancianos, no seremos capaces de emprender los extensos cambios sociales necesarios para corregir el curso del desarrollo”.

Sin duda la Sra. Brundtland se preocupaba por dieciséis años de buenos propósitos, contados a partir del Mensaje de Menton, sin resultados. El reporte parte de la base de que el desarrollo económico y social debe descansar en la base de su sostenibilidad. En su página 43 señala: “El desarrollo sostenible es aquel que satisface las necesidades del presente, sin comprometer la capacidad de que las futuras generaciones puedan satisfacer sus propias necesidades”.

Hoy, más de un cuarto de siglo después, seguimos sin tener conciencia de la sostenibilidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios