17 de Enero de 2018

Opinión

Nuestra costa (2)

El POETCY se elaboró con una aproximación interdisciplinaria y rigurosa basada en el conocimiento de los ambientes naturales.

Compartir en Facebook Nuestra costa (2) Compartir en Twiiter Nuestra costa (2)

En la columna anterior me permití describir las características de la costa yucateca, y hablé sobre las reglamentaciones para su aprovechamiento, motivo por el cual, en esta segunda parte, me permitiré comentarles respecto de la situación que actualmente está viviendo esta parte de la geografía de Yucatán.

En el año 2005 se iniciaron los estudios para establecer una serie de criterios que permitieran ordenar las actividades y usos de la zona costera, dando como resultado la implementación del Programa de Ordenamiento Ecológico del Territorio Costero del Estado de Yucatán, por sus siglas POETCY, el cual entró en vigor  a partir del mes de julio del 2007 y que -valga la pena recordar- ocasionó muchas críticas sobre todo por parte del sector de la construcción, ya que el mencionado instrumento establece restricciones severas, pero adecuadas, y deja al descubierto el libertinaje con que se ha estado construyendo en las zonas de playa, lo cual va en detrimento de la naturaleza misma de ese tipo de ecosistema.

El POETCY se elaboró con una aproximación interdisciplinaria y rigurosa basada en el conocimiento de los ambientes naturales, sociales y económicos marino-costeros, toda vez que el papel principal en la elaboración de dicho ordenamiento fue asumido por la comunidad científica del Estado, lo que garantizó un análisis profundo de la problemática imperante en la región costera. 

Los científicos que participaron en la elaboración del mencionado instrumento consideraron la necesidad de revertir las tendencias de degradación ambiental del territorio costero y sus estudios permitieron impulsar la elaboración del Programa de Ordenamiento Ecológico del Territorio Costero del Estado de Yucatán, por considerar que es el instrumento de política ambiental más adecuado para armonizar las actividades humanas y el medio ambiente, de manera que se puedan asegurar condiciones de sustentabilidad a corto, mediano y largo plazo.

El POETCY, en sus criterios de regulación ecológica, establece una serie de restricciones muy válidas que permitirán una sustentabilidad ambiental y ecológica de nuestra envidiable zona costera. Por ejemplo los criterios de regulación ecológica en su numeral 17 establecen: “La instalación de infraestructura turística o residencial de baja intensidad es compatible con esta zona, siempre y cuando se construya sobre pilotes y de preferencia con materiales biodegradables; las construcciones requieren una altura mínima de 1.5m sobre el nivel del piso para dejar libre circulación bajo ellas; deben contar con sistemas de tratamiento de aguas residuales y manejo de residuos sólidos, y con sistemas de energía alternativa”. El numeral 18 menciona: “No se permiten nuevas construcciones en las zonas de acreción” (terrenos ganados al mar). 

El numeral 19 dice: “No se autoriza la edificación de hoteles, condominios, villas, casas habitación, desarrollos habitacionales y urbanos, piscinas, restaurantes, instalaciones de comercio y servicios en general, marinas, muelles ni calles, en una franja de 60m desde la línea de costa (20m de ZOFEMAT y 40m de protección de la primera duna). 

Se exceptúa de este criterio la instalación de estructuras que no requieran de cimentación y que sean desmontables y fácilmente removibles. Estos criterios aplican también a los permisos para ampliación, remodelación o reconstrucción de edificaciones preexistentes”. Y en su numeral 21 establece: “Las construcciones ubicadas en la primera línea en relación a la playa no nivelarán ni destruirán la primera duna y respetarán la vegetación rastrera existente tanto en la duna como en la playa. 

En caso de que la primera duna este alterada o poco definida, la construcción debe incluir trampas de arena para reconstruirla; si la vegetación está alterada, es escasa o inexistente, la obra debe incluir la reforestación con vegetación rastrera desde la duna hasta la playa”.

Si acatamos estos criterios permitiremos a nuestros nietos disfrutar las playas que hoy nosotros estamos gozando, de lo contario ellos no tendrán ese privilegio. Yo le invito a conocer estas restricciones y ayudar a las autoridades a conservar nuestros ecosistemas y que juntos podamos darle una verdadera sustentabilidad a nuestra Riviera Yucateca. Para conocer con más detalle este instrumento:  http://www.bitacoraordenamiento.yucatan.gob.mx/archivos/200708031573.pdf. ¡Felices vacaciones!- (Continuará)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios