21 de Octubre de 2018

Opinión

Nueva guía de insultos

Los columnistas damos la cara y exponemos abiertamente lo que pensamos sobre diversos temas, lo cual nos expone a ser llenados de improperios.

Compartir en Facebook Nueva guía de insultosCompartir en Twiiter Nueva guía de insultos

Quienes tenemos el privilegio de escribir una columna de opinión en un periódico importante, con absoluta libertad, sin censura y sin recibir la menor línea (como ha sido mi caso en MILENIO Diario a lo largo de más de 14 años), estamos expuestos a los comentarios críticos y/o insultantes de los lectores, ya sea que lo hagan por internet (al pie de cada artículo), por medio de las redes sociales, por carta o hasta en persona (en especial cuando nuestras fotografías aparecen impresas y a la vista de todos).

Los columnistas damos la cara y exponemos abiertamente lo que pensamos sobre diversos temas, lo cual nos expone a ser llenados de improperios —una semana sí y la otra también— por muchos de los que no piensan como nosotros y quienes, casi siempre desde la comodidad del anonimato, profieren toda clase de términos ofensivos. Lo sé, es parte del juego y uno se aguanta. Ya cada quién sabe si le afectan o no.

Lo único que yo cuestiono a los que nos lanzan dicterios e invectivas es que siempre utilicen las mismas desgastadas injurias. Porque estos cuates se repiten hasta la náusea y no salen de sus “vendido”, “chayotero”, “lamegüevos”, “pendejo”, “panista”, “priista”, “chuchista” y un no muy largo etcétera.

Como una contribución al acervo lingüístico de nuestros ofensores, ya se trate de profesionales o de amateurs, les proporciono una serie de insultos perfectamente castizos y que harán más variados y ricos sus denuestos y escarnios.

He aquí solo algunos: arracacho, calilo, merluzo, panarra, lipendi, percebe, zorenco, tontucio, tolondrón, zamacuco, beocio, cazurro, dundo, gaznápiro, atropellaplatos, fuñique, babieca, asnejón, bucéfalo, capullo, samarugo, rácano, suato, papirote, noneco, muérgano, sanano, zolocho, tolete, molondro, carechimba, mamacallos, pirobo, pavisoso, cantimpla, fatulo y cuchara de viernes.

¿Qué tal escribir “este columnista es un panarra” o “¡eres un sanano, un asnejón y un merluzo, so babieca!”. Digo, les daría alguna originalidad y no se verían tan repetitivos. ¿Cómo la ven, mis queridos gaznápiros?

Nada que agradecer.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios