18 de Septiembre de 2018

Opinión

Nuevos propósitos

Este segundo día del Año Nuevo es buena oportunidad para reunirnos en familia y trazar nuevos proyectos familiares, de trabajo, de esparcimiento; desechar todo aquello que no funcionó y planear cosas más realizables.

Compartir en Facebook Nuevos propósitosCompartir en Twiiter Nuevos propósitos

A lo largo de nuestra vida abrimos y cerramos infinidad de ciclos. Muchos de ellos tan efímeros o de poca duración como unos minutos o un día; otros más largos como los meses y años; sin embargo, se ha vuelto algo tan común que apenas nos damos cuenta de ello y lo trascendental que son en nuestra existencia.

Si en verdad entendiéramos la importancia de su dimensión y valoráramos todos los sucesos que en esos lapsos ocurren, nuestras vidas tomarían rumbos diferentes sobre todo por el cúmulo de aprendizajes y experiencias vividas. Cuántas veces hemos levantado la copa para brindar y externar nuestros mejores deseos con motivo del Año Nuevo, cuántas velitas del pastel hemos apagado con la ilusión de que se cumpla nuestro deseo; al final, son muy pocos los que en verdad se cristalizan en realidades.

Es común escuchar, de quienes nos rodean, quejas y lamentaciones por su mala suerte. Los fracasos deben ser analizados y valorarlos, no atribuírselos a la suerte. Enfrentar nuestras acciones y actitudes pasadas nos puede ayudar mucho a tener un futuro más tranquilo, sin sobresaltos que perturben nuestras vidas. Son muy pocos los que en verdad reflexionan y autoevalúan sus experiencias, es por ello que también son muy pocos los que logran alcanzar las metas y propósitos trazados.

Dedicarle un poco de tiempo a realizar una retrospección y análisis de lo que nos salió mal nos puede llevar al éxito. Es necesario revalorar continuamente nuestras vidas, aun cuando nos haya ido bien; algunos cambios siempre serán necesarios, ya que refrescarán nuestra actitud y nos darán una percepción diferente de los retos que enfrentamos.

Este segundo día del Año Nuevo se presenta como la mejor oportunidad para reunirnos en familia para considerar y trazar nuevos proyectos familiares, de trabajo, de esparcimiento; es hora de desechar todo aquello que no funcionó y planear sobre cosas más sentadas, más realizables. No tengan miedo al cambio, estancarnos en nuestras vidas es el peor error que podemos cometer; sueñen, revivan sus ilusiones, pues mucho del éxito lo forjamos nosotros mismos; la suerte es para aquellos que no luchan.

Si buscan sacudirse su “mala suerte” aprovechen este año que apenas inicia, la tenacidad y perseverancia de su lucha diaria serán la llave del éxito deseado, pero no olviden reconocer los fracasos para trazar los nuevos proyectos. Felicidades en este año que comienza.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios