23 de Junio de 2018

Opinión

Nula presencia en límites

La representación política y legislativa se ha debilitado mucho en la vasta superficie de 4 mil 800 kilómetros cuadrados que Campeche ha arrebatado a Quintana Roo...

Compartir en Facebook Nula presencia en límitesCompartir en Twiiter Nula presencia en límites

La representación política y legislativa se ha debilitado mucho en la vasta superficie de 4 mil 800 kilómetros cuadrados que Campeche ha arrebatado a Quintana Roo, aprovechando la no intervención  de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Senado de la República, cuya filosofía compartida del “dejar hacer, dejar pasar” ha sido nociva para nuestro estado, dando todas las ventajas a la entidad invasora desde hace casi 17 años, más los que se acumulen.

Y mientras Don Luis Ramón Villanueva García (Presidente del Comité Pro Defensa de los Límites) parece un moderno Quijote combatiendo molinos de viento, en el Congreso local la Comisión de Defensa de los Límites de Quintana Roo y Asuntos Fronterizos no mueve un solo dedo, exhibiendo las deficiencias políticas y nulo compromiso del diputado petista Mauricio Morales Beiza.

Lo más grave ocurrió con la reciente redistritación que arrebató posiciones al sur, esfumando la tibia presencia legislativa en esa región, ya que dos diputados son de Chetumal y uno de Bacalar. La cobertura política será débil en extremo, destacando un hecho muy delicado: en el reparto de plurinominales los partidos otra vez se olvidaron de la zona limítrofe con Campeche.

Cancún, Lázaro Cárdenas, Chetumal y Playa del Carmen cuentan con diputados plurinominales, quienes no tienen en su agenda a la franja que nos fue arrebatada por Campeche. De hecho, el tema es resucitado cuando hay procesos electorales y hay que darse un baño  ocasional de quintanarroísmo.

Lo cierto es que Quintana Roo está perdiendo la batalla con Campeche, sin que su clase política aplique una estrategia para fortalecer la presencia en esa zona campechanizada que se está perdiendo año con año, ya que ahí se está forjando una identidad inclinada al estado invasor.

Defender a control remoto esa superficie ocupada por Campeche es una postura que puede tener presencia en medios de comunicación, pero sin efectos tangibles en localidades clave como Nicolás Bravo. Y los Ayuntamientos de Othón P. Blanco y Bacalar también han descuidado esa región.

La presencia en comunidades cercanas a la franja que Campeche mantiene bajo su ilegal dominio es un paso obligado. Se trata de fortalecer los servicios educativos y de salud, con una mayor presencia de autoridades municipales y legislativas.

Y, sobre todo, hay que precisar el rumbo que ha tomado la defensa de nuestro territorio ante la Suprema Corte de Justicia. Aquí deben ser bienvenidas las opiniones de Joaquín González Castro y Lizbeth Loy Song Encalada –ex Magistrados Presidentes del Tribunal Superior de Justicia del Estado –, quienes tienen información valiosa sobre la estrategia de defensa que ha adoptado Quintana Roo desde fines de 1996. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios