20 de Septiembre de 2018

Opinión

Obama y las relaciones con Cuba

Las relaciones prácticamente desaparecieron y la tensión se fue elevando a niveles realmente peligrosos hasta la crisis de 1962.

Compartir en Facebook Obama y las relaciones con CubaCompartir en Twiiter Obama y las relaciones con Cuba

En el primer día del año de 1959 la revolución cubana dirigida por Fidel Castro, el Che Guevara, Camilo Cienfuegos y Huber Matos, entre otros, derrocó a la dictadura de Fulgencio Batista en Cuba  y a partir de entonces se fue generando una muy conflictiva relación entre Estados Unidos y la isla antillana.

Una de las principales razones fue el lento pero firme acercamiento de Cuba hacia el comunismo y la Unión Soviética, situación que disparó la alarma entre los políticos estadounidenses e incluso llego a generar una fuerte oposición de uno de los líderes de la revolución, Huber Matos, quien tuvo que pagar su posición frente al comunismo con 20 años de prisión y un posterior exilio hacia Estados Unidos.

En 1961 un mal organizado intento de Estados Unidos por acabar con el gobierno de Castro fracasó en la operación Bahía de Cochinos; para 1962 Estados Unidos estableció un embargo financiero, económico y comercial contra la isla debido a las expropiaciones que el gobierno de Fidel Castro llevó a cabo contra propiedades de compañías y ciudadanos estadounidenses.

Las relaciones prácticamente desaparecieron y la tensión se fue elevando a niveles realmente peligrosos, llegando a su máximo con la Crisis de los Misiles en octubre de 1962, cuando cohetes nucleares de Rusia fueron establecidos en territorio cubano y, aunque fueron posteriormente retirados, tuvieron al mundo al borde una guerra nuclear.

Una tensión adormecida con los años se reactivó en los años noventa: aviones caza del gobierno cubano derribaron dos avionetas del grupo “Hermanos al rescate”  integrado por cubanos que vivían en Miami, y que decían dedicarse a rescatar y salvar la vida de náufragos cubanos que se dirigían a la Florida; este incidente originó el establecimiento en Estados Unidos de la llamada ley Helms-Burton que dispone sanciones legales contra aquellas compañías y sus dirigentes que tengan tratos comerciales con Cuba, llegando incluso a prohibir su entrada a los Estados Unidos.

A pesar de ello, en una conferencia de la ONU en el año 2,000 Bill Clinton saludó de mano a Fidel Castro, gesto que no contribuyó en nada al mejoramiento de las relaciones entre ambos países.

La última nota en esta tensa relación se dio en los funerales de Nelson Mandela; en la ceremonia hablaron seis presidentes, entre ellos Obama, Raúl Castro y Dilma Rousseff, al dirigirse al estrado para pronunciar su discurso Obama pasó junto a Raúl Castro a quien saludó con un apretón de manos mientras que éste le dirigía una sonrisa.

Posteriormente al referirse a la situación el mandatario cubano calificaría el apretón de manos como algo normal, asegurando “normal, somos civilizados” en una breve entrevista. El secretario de estado estadounidense John Kerry aseguró que fue una situación al azar y le restó importancia.

En la diplomacia internacional nada es al azar, bajó protocolos diplomáticos no escritos el presidente de Cuba y el de Estados Unidos generalmente no son invitados a los mismos eventos y, en caso de que así sea, se establece un procedimiento impidiendo que ambos se topen cara a cara. Los eventos son planeados con meses de antelación y se previenen todos los detalles posibles para evitar situaciones incoómodas; incluso en situaciones no completamente planeadas con antelación, como los funerales de Mandela, todo está calculado para que quienes no se quieran ver y saludar entre ellos no lo hagan.

Obama quiere mejorar las relaciones con Cuba, la necesidad de asegurarse los votos de la influyente comunidad cubana de Miami fue un freno a sus aspiraciones al respecto durante su primer período de gobierno, sin embargo en el 2009 Obama levantó las restricciones de viajes a Cuba para los cubano-estadounidenses y permitió el envío de remesas, lo que fue bien recibido tanto por Cuba como por la comunidad cubana de Miami; en estos momentos sin la posibilidad de perder elección alguna, es posible que Obama intente de alguna manera mejorar la relación.

De inmediato hubo en ambos países y el mundo entero voces que aplaudieron el acercamiento; en diplomacia el fondo y la forma son una misma cosa, se deja ver una intención de ambos países por mejorar sus relaciones; sin embargo, eso no quiere decir que esto vaya a suceder, ambos mandatarios tendrán que trabajar muy duro para lograr una mejora efectiva en las relaciones, los conflictos acumulados son demasiados y hace falta mucho más que un apretón de manos para resolverlos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios