20 de Noviembre de 2018

Opinión

Oficios u ocupaciones en Yucatán (2)

Los albarraderos se sirven de pico y barreta para extraer del suelo las piedras que han de ser su material de construcción.

Compartir en Facebook Oficios u ocupaciones en Yucatán (2)Compartir en Twiiter Oficios u ocupaciones en Yucatán (2)

El oficio de chiclero es poco practicado hoy día; se denomina así a la persona que extrae la gomorresina lechosa y pegajosa que fluye del chicozapote (manilkara zapota). Se obtiene haciéndole incisiones con machete al tronco del árbol. Hasta mediados del siglo XX el chicle era muy explotado en las selvas del sureste mexicano. Hoy día la goma natural es sustituida por materiales sintéticos. El vocablo “chicle” proviene del náhuatl tzictli, de donde se deriva chiclear (proceso de explotar el chicle); chiclería (perteneciente o relativo a la actividad del cicle); chicloso (que se pega con facilidad), etc. 

Un antiguo oficio es el de albarradero, constructor de albarradas (muros hechos de piedras secas superpuestas sin argamasa) para bardar patios, solares o parajes.  Los albarraderos se sirven de pico y barreta para extraer del suelo las piedras que han de ser su material de construcción. Unos se encargan de romper con el mazo las piedras para ser reducidas al tamaño requerido. Otros parten en lascas de forma especial otras piedras para usar como cuñas. La altura promedio de una albarrada es de 1.30 m.

Otros oficios u ocupaciones locales que no aparecen en el Diccionario de la Real Academia Española o aparecen con otro(s) sentido(s) son: pocero, persona que perfora pozos manualmente con ayuda de pico, pala y explosivos; también los que hacen pozos profundos y sumideros con ayuda de maquinaria perforadora; terracero, el que construye terracerías o caminos sin pavimentar; tierrero, vendedor ambulante de tierra. Generalmente, los tierreros emplean una carreta, tirada por un caballo o mula, donde colocan los bultos de tierra roja o negra usada en jardinería.

Palquero es la persona que trabaja en la construcción del coso taurino, tablado o palco para la corrida de toros, también se llama así al propietario del mismo; nochera, mujer que cubre los gastos de una de las noches de una novena (pago a la rezadora), compra de flores, velas, incienso; y la preparación de dulces como majablanco y la horchata que se reparten a los asistentes al terminar el rezo. 

En Yucatán se prefiere decir ventero, y no vendedor, al que vende de manera ambulante cualquier cosa; y cobratario a la persona encargada de ir a cobrar a domicilio productos que se venden por abonos. Cobrador, en otras regiones del país.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios