20 de Octubre de 2018

Opinión

Osteoporosis social

La enfermedad del 'hueso poroso' debilita y puede causar potenciales fracturas.

Compartir en Facebook Osteoporosis socialCompartir en Twiiter Osteoporosis social

El día de hoy abordaremos dentro del seno del Colegio Mexicano de Reumatología, Correspondencia Sureste -que tengo honrosamente a bien presidir-, el tema de la osteoporosis, cuya actualidad médica y consecuencias sobre la calidad de vida son incuestionables.

El Dr. Víctor Mercado, presidente nacional de la AMMON, compartirá experiencias sobre el origen, datos clínicos, diagnóstico y tratamiento de este flagelo. Es por demás conocido que, como consecuencia del aumento de células destructoras, amén del poco ejercicio y baja ingesta de calcio, la enfermedad del “hueso poroso” debilita y puede causar potenciales fracturas de nuestro inigualable y perfecto andamiaje del cuerpo humano.

Cuando nos referimos al debilitamiento,  de pronto me asaltan una serie de vivencias y señalo que este fenómeno no es privativo de los huesos, también podríamos aplicarlo a los valores, principios, cohesión social e instituciones del país en que vivimos. ¿Te son conocidas las frases: primero yo; qué me importa; que vean cómo se las arreglan; total ya están viejos; o estos enfermos cuestan mucho? ¡Sí, amable lector, tan sólo dibujan el egoísta y peyorativo actuar de sujetos con los cuales convivimos a diario!

Cuando de la administración pública hablamos, seguro has escuchado: ¡los de arriba dieron la orden!; ¡así lo esta dictando nivel central!; o, ¡si no te gusta, nadie te obliga a seguir aquí, hay cola afuera!, sólo por citar algunas. El vasallaje, disfrazado de lealtad y obediencia, con el afán de permanecer en un puesto directivo, me recuerdan al pasaje bíblico: “Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3:15-19). 

México está pasando por una grave crisis humanitaria en donde sus instituciones están debilitadas, atraviesan un momento inédito de desgaste, existe palpable inconsistencia de los otrora colosos, orgullo nacional. Sus cabezas administrativas cual células de osteoporosis, con su ineficiencia y falta de preparación, van erosionando desde sus entrañas y adelgazando la esperanza de los que aún sobreviven a tantas embestidas de los irreverentes. Ese hueso “corroído” se fractura, derrumbando ancestrales bastiones, que se construyeron con la vida de quienes creyeron en un mejor lugar para sus descendientes. 

Hoy es buen momento de recapacitar y rescatar lo bueno, desechar lo malo y lo que creíamos inevitable resquebrajamiento sea reparado con tesón, dedicación y sobre todo preparación para el servicio del colectivo. Tu participación puede cambiar la historia de esta silente enfermedad medico-administrativa. Despierta y actúa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios