18 de Julio de 2018

Opinión

Pago incompleto al magisterio

La reducida cantidad de dinero que le pagaron a los trabajadores, de plano, no concuerda en primera instancia con lo acordado entre la Secretaría de Educación Pública y el SNTE en mayo del 2013.

Compartir en Facebook Pago incompleto al magisterioCompartir en Twiiter Pago incompleto al magisterio

De nuevo y al igual que el pasado año, el pago de las diferencias y retroactivo de lo autorizado al magisterio en la negociación nacional del 15 de mayo de 2013 y de lo aprobado en la minuta local de julio de 2013 fue mucho menor que lo que deben recibir en justicia los docentes de Yucatán. La molestia y los reclamos de los maestros fueron generales pues, salvo el personal directivo y de supervisión, la mayor parte recibió menos de 300 pesos por un reconocimiento anual a docentes (D1) y 35 pesos por un supuesto ajuste al bono de inicio de curso escolar.

La reducida cantidad de dinero que le pagaron a los trabajadores, de plano, no concuerda en primera instancia con lo acordado entre la Secretaría de Educación Pública y el SNTE en mayo del 2013 para incrementar las prestaciones en un 1.7 por ciento al personal docente de educación básica, un 1.5 por ciento al personal de apoyo y asistencia a la educación y un 2.4 por ciento a los trabajadores del nivel medio superior y superior.

Igualmente se vio muy inferior a la desventajosa negociación local de julio del año pasado.

Para que se den cuenta del faltante en el pago, tomemos como ejemplo el sueldo base de 20 horas de secundaria equivalente a 8 mil 640 pesos mensuales pagadero en la fecha de la negociación. Si a esta cantidad le calculamos el 1.7 por ciento que se aprobó a nivel nacional tendremos 146.88 pesos mensuales adicionales a sus prestaciones. Ahora si consideramos que el pago debió hacerse con retroactividad a enero de 2013 como se estableció en la minuta respectiva, los 146.88 deben multiplicarse por 15 meses, dándonos un total de 2 mil 203 pesos por cada trabajador que tenga 20 horas de secundaria o su equivalente a una plaza de primaria.

Sin embargo, en la negociación local firmada en julio del año pasado, los dirigentes sindicales aceptaron que, en vez de los 2,203 pesos que correspondían por cada plaza, se pague un bono único llamado compensación D1 como reconocimiento general a los docentes de educación básica equivalente a 570 pesos ¡Y para colmo!, tampoco se pagó completo pues únicamente se dieron 295 pesos por este concepto. Lo incomprensible es cómo aceptan tal bono cuando un maestro de doble plaza o con más de 20 horas de secundaria debía recibir mucho más por sus prestaciones. Los maestros tienen la palabra.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios