24 de Septiembre de 2018

Opinión

Pan y circo

Mejor deberíamos de pagar a los diputados por el trabajo que están haciendo, o sea, tapar baches.

Compartir en Facebook Pan y circoCompartir en Twiiter Pan y circo

¡Diputado! ¡Ya tengo la solución! ¡Vamos a recoger la basura nosotros mismos! Y así empezó el horror de las muestras descaradas de populismo. 

En Mérida tenemos una linda ciudad llena de baches que más bien parece una instalación de arte moderno, convirtiendo las calles en algún tipo de piso lunar, lleno de cráteres. Deberíamos tener unos diputados que legislen y atiendan a su distrito con gestiones. También deberíamos tener un gobierno municipal que se encargue de tener la ciudad en óptimas condiciones. Por el contrario, tenemos diputados que están más preocupados por agradar, haciendo lo que sea... literal. 

Hace unos meses, Francisco Torres decidió ponerse a recoger basura en su distrito, ya que el servicio de recolección no funcionaba. Me lo imagino así: algún creativo de su equipo, o él mismo, después de escuchar una queja vecinal, dijo: “Deberíamos recogerla. Le damos en la torre a Renán y nosotros quedamos muy bien. Es más, usted diputado TIENE que cargar las bolsas para que lo vean y lo quieran por resolver su problema. Así, seguro vamos por Mérida en año y medio. Mauricio es muy fresa y Víctor es muy soberbio, haciendo esto ganamos sin problema”. Así lo hizo y ahí veíamos a Panchito llenando camiones con las bolsas que recogía de las calles.

Ahora anda tapando baches. No conforme con eso, ya metió al juego a Flor Díaz y a Jorge Sobrino, con lo que dejó de ser una actividad ocurrente de un diputado y pasó a ser una política priista. El PRI, con abrigo de nuevo pero con entrañas de viejo, regresa a hacer evidente lo que tanto se le ha criticado: el populismo. 

El círculo se cerró hace unos días cuando los del PAN, Renán Barrera, Mauricio Vila y Raúl Paz, pensaron que no podían quedarse atrás y decidieron hacerle competencia a los bacheadores rojos. 

Siempre lo digo, los políticos peor calificados son los diputados. Es muy difícil cambiar esa percepción de flojos y oportunistas, como para que en un ratito venga uno y se aproveche de cualquier situación. Y es que ellos no le dan la importancia a su puesto, no lo respetan y no lo veneran. No saben agradecer que los hayamos puesto en ese lugar y no se dan cuenta de la gran importancia que tienen para el Estado y el país. Estas acciones populistas son una falta de respeto para la investidura de un legislador. 

Yo pienso dos cosas: la primera es que mejor les deberíamos pagar por el trabajo que están haciendo, o sea, tapar baches, porque no es como que legislen mucho; y la segunda es que, ya que lo van a hacer, deberían dejar que escojamos quién queremos que tape nuestro bache, ya sea porque están guapos o porque son buena onda y bromistas o porque queremos ver qué tan ridículos se ven. Digo, si queremos ser populistas, hagámoslo en serio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios