18 de Diciembre de 2017

Opinión

Paridad

El primer conflicto que viven los panistas está en la asignación de las diputaciones de representación proporcional, específicamente las de repechaje.

Compartir en Facebook ParidadCompartir en Twiiter Paridad

Muy interesante es el mensaje que manda a los ciudadanos el alcalde electo de Mérida, Mauricio Vila Dosal, en donde cita: “Es el momento que se sumen voluntades de todos los actores políticos y de la sociedad... ahora hay que sumar por el bien de Mérida”.

Y es que uno de los factores que ayudaron a Mauricio Vila para refrendar la presidencia municipal fue el  PAN que lo postuló.

Vila recordó las ventajas que se tiene al contar con una autoridad municipal emanada de un partido distinto de quien ocupa la titularidad del Ejecutivo estatal, la competencia.

Ya pasó la etapa de candidato que ofrece soluciones, en pocos días Mauricio Vila  será la autoridad que debe cumplir los compromisos que adquirió; su talento debe estar concentrado en el buen desarrollo de la administración municipal, pero si se distrae en y con los múltiples problemas que enfrentará su partido esto podrá repercutir en la gobernabilidad de su administración. Los panistas que se fueron en plena campaña no afectaron su triunfo, los que se quedan pueden afectar a su administración, para empezar de manera colateral.

El primer conflicto que viven los albiazules está en la asignación de las diputaciones de representación proporcional, específicamente las de repechaje, pues ha motivado inconformidad entre liderazgos. Se sabe que la asignación de las diputadas de paridad se realizó con la venia del presidente estatal, Hugo Sánchez Camargo, y con el visto bueno del alcalde de Mérida.

Se comenta que en la conformación de la bancada del PAN la negociación recayó directamente en Hugo Sánchez con gente del Iepac. Con estas designaciones  se benefició la ex diputada federal plurinominal Cinthia Valladares, a las ex regidoras Paloma Angulo y Yajaira Centeno, ligadas políticamente a Renán Barrera. Con esta decisión se perjudica a los ex candidatos a diputados Moisés Rodríguez, Manuel Argáez y Rafael Montalvo, el primero ligado a Joaquín Díaz y el segundo a la senadora Rosa Adriana Díaz. Estos ahora muestran pruebas de que se vulneraron sus derechos políticos.

Todo este conflicto tiene su origen en las próximas elecciones internas panistas, la primera en agosto, donde se relevará a la dirigencia nacional y se espera el triunfo de Ricardo Anaya; la segunda que sería en octubre: la renovación de la dirigencia estatal, uno de los candidatos es Renán Barrera, el otro es Asís Cano, a quien la dirigencia estatal y nacional lo dejó lejos en las listas de una curul federal  a pesar de contar con apoyo de los panistas yucatecos, otro es el ex senador Alfredo Rodríguez y Pacheco.

También está en juego la coordinación de la bancada panista, Hugo Sánchez y Renán Barrera apoyan a Beatriz Zavala, pero puede no cuajar en la bancada si entraran los hoy candidatos demandantes o  si son elegidos Asís Cano o Alfredo Rodríguez.

Todo indica que los Calderón-Zavala ya midieron que no les da para alcanzar la dirigencia del CEN del PAN y van a buscar la candidatura presidencial; saben del gran vacío en este espacio político que existe en su partido a pesar de que el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle, también la quiere buscar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios