23 de Septiembre de 2018

Opinión

Peña, Davos y la seguridad

La naciente alternancia en el gobierno de la República se vio opacada por la llamada guerra frontal contra el narco.

Compartir en Facebook Peña, Davos y la seguridadCompartir en Twiiter Peña, Davos y la seguridad

Si bien el presidente Enrique Peña Nieto llevaba bajo el brazo como su principal carta de presentación al Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, las reformas estructurales que impulsó en 2013, no pudo eludir el tema de la situación de inseguridad que se vive a causa del crimen en varias regiones del país. 

El saldo de la participación de Peña en la cumbre de Davos es, sin duda, positivo, pues fue presentado como un joven líder capaz de concretar cambios en materia energética, económica, laboral, financiera y educativa que no habían sido posibles de construir en 20 años y que representaban las grandes asignaturas pendientes en el proceso de la necesaria y urgente modernización de México.

La imagen de México en el mundo desde el fin del sexenio de Carlos Salinas ha estado ligada, por desgracia, a hechos de violencia. El asesinato del arzobispo de Guadalajara Juan Jesús Posadas Ocampo y del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio fueron el preludio violento de la crisis económica que detonó en el gobierno de Ernesto Zedillo, que fue quien tomó la determinación de sacar al Ejército a las calles para combatir a las bandas de narcotraficantes y que puso a los militares en posiciones estratégicas de los cuerpos de seguridad para enfrentar al crimen organizado. 

La naciente alternancia en el gobierno de la República, que se inauguró con la administración de Vicente Fox y su continuación en la de Felipe Calderón, se vio opacada por la llamada guerra frontal contra el narco, que terminó dejando una estela de miles de homicidios mucho mayor en número a los ocurridos en países en guerra como Irak.

Por eso era inevitable que Peña tuviera que responder sobre los temas de seguridad en México en el foro de Davos, y en su discurso, por lo menos, presentó a la comunidad internacional un panorama alentador, ya que reportó la disminución en 30% de las muertes relacionadas con las bandas criminales, y un panorama en el que focaliza el conflicto con los grupos del narco en Michoacán, donde, ante el surgimiento de las autodefensas y el quiebre de las instituciones públicas frente a la ola de violencia, extorsiones y secuestros, desatada por Los caballeros templarios, se atendió con una intervención directa del gobierno federal, que envío a las fuerzas federales a la Tierra Caliente michoacana, así como con el nombramiento de Alfredo Castillo como comisionado de la seguridad y el desarrollo de ese estado.

Sin duda, aún falta mucho para que en México las bandas de narcos y otros grupos criminales se vean reducidas; todavía el gobierno de Peña tiene el beneficio de la duda, habrá que ver si tiene éxito.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios