15 de Diciembre de 2017

Opinión

Peña Nieto y la fuga hacia delante

El PRD, por primera vez desde que Porfirio Muñoz Ledo lo dirigía, es un actor relevante y eficaz en la negociación política.

Compartir en Facebook Peña Nieto y la fuga hacia delanteCompartir en Twiiter Peña Nieto y la fuga hacia delante

Pocos esperaban tanto y tan pronto del nuevo Presidente. La toma de protesta no fue un discurso, sino un programa, el que se ve reafirmado con el Pacto por México, suscrito, ayer, domingo, por las tres principales fuerzas políticas y el presidente Peña Nieto. La propuesta, por sus alcances y contenido, representa un paso histórico. El mensaje es claro, el regreso del PRI, si así se le quiere ver, significa el regreso de la política y de los acuerdos fundamentales.

En horas, el presidente Peña Nieto ha logrado el liderazgo nacional a partir de lo avanzado de las propuestas y de la independencia respecto a los intereses creados y la inercia conservadora del status quo. La integración del gabinete algo anticipaba, pero lo más relevante está en el contenido de las acciones que habrán de implementarse. En lo propuesto, no todo es fácil, hay asuntos discutibles y de difícil ejecución; sin embargo, el aval de las fuerzas políticas significa que hay espacio y posibilidad para que el Congreso apruebe las reformas legales que se requieran y, con ello, se superen limitaciones, especialmente, la presupuestal.

El regreso de la política les sirve a todos, incluso a la oposición. El PRD, por primera vez desde que Porfirio Muñoz Ledo lo dirigía, es un actor relevante y eficaz en la negociación política. López Obrador queda fuera de lugar, a pesar de que muchas de sus exigencias están contenidas en el programa del presidente Peña Nieto y en el Pacto por México. El PAN también se ve beneficiado al dejar atrás el agravio y el ánimo de derrota y asumirse como un participante clave en el proceso de transformar al país y mejorar las condiciones de vida de los mexicanos.

Los acuerdos se suscriben para cumplirse. Es importante que todos hagan su parte; habrá temas de controversia y diferencia, pero las particularidades no deben comprometer al conjunto. Habrá de recordarse que el Acuerdo Nacional que se firmó en las primeras semanas del gobierno del presidente Zedillo tuvo que posponerse varios años por las diferencias del PAN de Felipe Calderón con el gobernador de Puebla, Manuel Bartlett, por la elección de Huejotzingo.

Para bien de todos, el presidente Peña Nieto ha dado la sorpresa. Oportunidad que nadie debe dejar pasar.

Twitter: @berrueto

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios