18 de Septiembre de 2018

Opinión

Pero se mueve

En tanto cada quien siga cumpliendo con la tarea que le corresponde tanto ciudadanos, políticos y autoridades estaremos contribuyendo al avance democrático.

Compartir en Facebook Pero se mueveCompartir en Twiiter Pero se mueve

Habiéndose develado que el “movimiento” que se fraguó alrededor de la tragedia en Iguala ha rebasado a los partidos políticos que intentaron utilizarla como la táctica previa a los procesos electorales, centrada en degradar y vituperar la figura presidencial en busca de crear las condiciones  y así obtener mejores resultados en las urnas, al  agregar a sus demandas el rechazo a las elecciones, por el momento,  en el Estado de Guerrero, ha dado inicio, ante la demanda de los sectores afectados por el vandalismo, la fase de acotamiento de las acciones violentas que aquéllos protagonizan.

La realización en la ciudad de Mérida de una marcha que, ¡esta sí!, se mantuvo dentro de los límites legales, da cuenta, a la par de la dolorosa tragedia sufrida por los padres y parientes de las víctimas, de la incongruencia del movimiento, por un lado, con las legítimas demandas de los dolientes,  y, por el otro, de la falta de correspondencia con lo que sucede en Yucatán y en otras regiones del país, a causa justamente de lo desmesurado de sus exigencias y consignas.

Pero los acostumbrados a querer pescar “a río revuelto” no titubean en poner en duda la integridad de las instituciones e incluso intentan someter al árbitro electoral (INE) a tácticas golpistas para que se doblegue a sus alegales, para usar una palabra tersa, pretensiones.

Y aunque no es lo deseable para nuestro desarrollo democrático, debemos estar preparados para soportar en tiempos electorales la embestida al alimón de quienes tienen como objetivo declarado derrocar al gobierno y al sistema democrático que hemos construido, y los que pretenden lucrar ensuciando y descalificando las próximas elecciones y sus resultados.

Es por ello que en estos borrascosos tiempos resulta relevante constatar que hay instituciones que funcionan y funcionan bien.

Que dan resultados tangibles para la sociedad como la coordinación que existe entre el Ejército mexicano y la Marina Armada, la PGR, la Policía Federal y el Cisen que, la semana pasada, capturaron a Servando Gómez Martínez, alias “La Tuta”, que desde Fox y particularmente  Calderón, encabezaba la organización delictiva que asuela Michoacán.

Lo que viene a demostrar la primacía de los trabajos de inteligencia de ahora sobre la confrontación directa que prefiriera Calderón, inteligencia que, por cierto, posibilitó la detención de Flavio Gómez Martínez, hermano y operador financiero de Servando, en Mérida, pocas horas después.

No cabe duda que en tanto cada quien siga cumpliendo con la tarea que le corresponde: los ciudadanos denunciando, a través de los canales donde el anonimato está asegurado; los legisladores estableciendo políticas para la solución de nuestros problemas; y los contendientes políticos basando su campaña en propuesta y no en desprestigio para provocar el voto de castigo, estaremos contribuyendo al avance democrático.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios