15 de Diciembre de 2018

Opinión

Pinochetazo al Cronista Vitalicio

Por inaudito que sea a todas luces, sin el menor decoro y pisoteando las reglas de urbanidad –aunque los urbanos sean tan escasos en la capital del estado –, el alcalde capitalino...

Compartir en Facebook Pinochetazo al Cronista VitalicioCompartir en Twiiter Pinochetazo al Cronista Vitalicio

Por inaudito que sea a todas luces, sin el menor decoro y pisoteando las reglas de urbanidad –aunque los urbanos sean tan escasos en la capital del estado –, el alcalde capitalino Carlos Mario Villanueva Tenorio pretende darle pinochetazo al Cronista Vitalicio Ignacio Herrera Muñoz, quien ha desempeñado una labor destacadísima desde que le fue encomendada oficialmente esa tarea honorífica por el Cabildo capitalino un 16 de julio de 1991, siendo alcaldesa Rosario Ortiz Yeladaqui.

Según la convocatoria, la jugarreta consiste en nombrar a un Cronista adjunto, quizá por el pago de favores o por motivaciones nebulosas a espaldas de la sociedad. El caso es desplazar al Cronista Vitalicio para incorporar a quien les venga en gana. 

Sorprende que con la soga al cuello, con broncas descomunales que emergen día a día y que debiesen tenerlos al menos entretenidos, el alcalde y sus regidores se avienten la puntada de pretender desplazar nada menos que a nuestro Cronista Vitalicio, un profesor jubilado que ha hecho de su trabajo una forma de vida, apasionado por la historia, episodios y datos que marcan el rostro sin maquillaje de una ciudad que tanto se ha modificado –no siempre para bien–, como nuestra capital.

El profesor Ignacio Herrera está desconcertado, ya que un Ayuntamiento que está en las peores manos cocina esta infame maniobra que puede ser calificada como una marranada, ya que se ha puesto en marcha con el lanzamiento de una convocatoria sin decirle agua va al Cronista Vitalicio, quien consigna hechos como estos, ya que lo sublime es parte de nuestra historia, así como lo bajuno y vulgar.

Este lunes a primera hora en la Guadalupana (101.7) los comentaristas Rubén Vizcaíno, Carlos Pérez Zafra y Alberto Echazarreta abordaron el tema, reaccionando con una mezcla de incredulidad e indignación, confiando en que esta intentona sea fruto de una ocurrencia que no debió llegar al plano oficial.

El profesor Ignacio Herrera Muñoz tiene sus dominios en la Casa de la Crónica, ubicada a un costado del parque de los Caimanes, en el primer cuadro de Chetumal.

Contra viento y marea Don Nacho  ha mantenido a flote la casa de madera, ya que a cuentagotas ha fluido el apoyo de instancias gubernamentales. De hecho, como están las cosas es de dudarse que el Ayuntamiento aporte mensualmente para la compra de un simple lápiz.

No cabe duda que el chetumaleño es el mayor depredador del chetumaleño. Quizá no tardarán en reaccionar los capitalinos  que se opongan a esta ofensiva tan ofensiva –valga la redundancia –, para que el Ayuntamiento capitalino deje de meter las manos en lo que funciona muy bien.

Ni a Mario Villanueva Madrid se le habría ocurrido semejante disparate.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios