15 de Julio de 2018

Opinión

'El Plan de Dios'

El poder de la oración es tremendo porque con la colaboración de Dios nada es imposible.

Compartir en Facebook 'El Plan de Dios'Compartir en Twiiter 'El Plan de Dios'

Tal vez el día de hoy tengas un plan de vida pero... ¡no te ha funcionado!. Y no te has cuestionado ¿si no podrías hacer mejor el plan de Dios?. Te has empeñado en ser feliz con un plan que no te ha dado resultado. Hoy puedes hacer un cambio radical en tu vida y aplicar “El plan de Dios”.

El poder de la oración es tremendo porque con la colaboración de Dios nada es imposible. “Dios pone casi todo y tu pones casi nada. Pero tienes que entender que “Dios no pone casi todo, si tú no pones casi nada”. Bien dice el dicho a “Dios rogando y con el mazo dando”.

Dios todo el tiempo está a nuestro lado para reconfortarnos, ayudarnos y darnos su pan, su palabra y su alimento espiritual. El solo te pide que tengas fe. Y si lo que haces no sale como quieres es que no es el plan de Dios, es tu plan. Al tener fe verás que todo lo que sucede es como Dios lo quiere.

Si algo no te lo da Dios es porque no te conviene. Es cuando uno a veces reniega y despotrica contra Dios porque no suceden las cosas como uno quiere. Cuando las cosas no van de acuerdo a nuestros caprichos es porque Dios tiene un plan mejor para nosotros. Es el plan de Dios.

El jesuita español, el padre Rubio decía: “Hay que hacer lo que Dios quiere y querer lo que Dios hace”. Tenemos que entender que Dios no es un sirviente a nuestros caprichos, pues él no esta a nuestro servicio. Hay que estar contento con lo que Dios hace y querer lo que Dios quiere para nosotros. Tal vez lo que sucedió no es lo que esperabas pero te fue mejor de lo que querías. Por eso quiero lo que Dios hace. Así siempre sales ganando.

Dios quiere que seamos felices y dejemos de atormentarnos con nuestros pensamientos negativos, con nuestro derrotismo y creer que cada día nos va a ir peor. La felicidad no llega cuando conseguimos lo que deseamos, sino cuando sabemos disfrutar de lo que tenemos. No hay que soñar con el mañana sino vivir el hoy y atesorar cada momento de nuestra vida.
¿Sabes por qué el parabrisas del auto es tan grande y el espejo retrovisor tan pequeño?, porque nuestro pasado no es tan importante como nuestro futuro. Hay que ir a hacia adelante y seguir en movimiento. Todas las cosas en la vida son temporales. Si van bien disfrútalas porque no son para siempre, si van mal no te preocupes no pueden durar demasiado tiempo.

Orar no es como una rueda de auxilio que sólo usas cuando estás en problemas, más bien es como el volante de tu auto que te dirige al camino correcto sobre el sendero de la vida. Cuando Dios resuelve tus problemas tú tienes fe en él, cuando Dios no resuelve tus problemas él tiene fe en tus habilidades para solucionarlos.

Empecemos a confiar en Dios y dejar nuestra vida en sus manos. Él tiene un plan perfecto para cada uno de nosotros, solo hay que tener confianza en su plan de vida, aceptación de las cosas que nos van sucediendo y llenarnos de la oración que es la respiración del alma.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios