20 de Julio de 2018

Opinión

Los pluris, de nuevo

Antes de correr entusiasmados a linchar pluris, reflexionemos sobre su función democrática...

Compartir en Facebook Los pluris, de nuevoCompartir en Twiiter Los pluris, de nuevo

Enrique Ochoa asumió como propuesta de su partido la iniciativa del diputado Jorge Carlos Ramírez de reducir en 100 el número de diputados de representación proporcional y desaparecer a los 32 senadores electos por esa misma vía. Recogen así una vieja, sentida y muy errada demanda ciudadana, ya antes defendida por Felipe Calderón y posteriormente por Enrique Peña. De ser aprobada sería una demostración de la gran capacidad de utilizar el enojo social, y la insensatez que lo viene acompañando, en favor de reformas profundamente antidemocráticas, que separarían aún más a la clase política de la ciudadanía y que harían que la Cámara de Diputados fuera electa en su casi totalidad por una minoría aún más reducida que la que lo hace ahora.

En 2015, votaron en la elección de diputados casi 40 millones de ciudadanos. Los 300 diputados de mayoría relativa -los que se eligen a razón de uno por distrito- ganaron sus cargos con un total de casi 15 millones y medio de votos. 

Es decir, una minoría de 15 millones y medio de votantes (el 38.64%) ganó y eligió a 300 diputados, en tanto una mayoría de casi 24 millones y medio (el 61.36%) perdió y no eligió a ninguno de esos 300. 

Adicionalmente, todos los electores que emitieron votos válidos, casi 36 millones (el 89.65%), eligieron también a 200 diputados de representación proporcional que se distribuyen, como el nombre indica, en proporción a los votos obtenidos por cada partido. 

De esta forma, la minoría del 38.64% de los votantes, además de elegir a los 300 diputados de mayoría relativa, eligió también a aproximadamente 86 diputados de representación proporcional, en tanto la mayoría del 61.36% eligió a los restantes 114.

En síntesis, en 2015, una MINORÍA del 38.64% de los votantes eligió a 386 diputados, el 77.2% del total, en tanto una MAYORÍA del 61.36% sólo eligió a 114 diputados, el 22.8% de la Cámara. De ese modo, el voto de un elector de la minoría pesa en la Cámara 4.44 veces más que el voto de un integrante de la mayoría. Estas cifras, estudiadas desde 1997, muestran poco cambio con el paso del tiempo.

Si se aceptara la propuesta de Ramírez y Ochoa, la MINORÍA elegiría a 343 diputados, el 85.75% de la Cámara, en tanto la MAYORÍA se vería reducida a elegir a tan sólo 57 diputados, el 14.25% del total.

Se trata de una propuesta demagógica que, aupada por la sociedad iracunda, lograría que la élite política concentrara aún más su poder y evitara el acceso a las cámaras de disidentes y nuevas fuerzas políticas; pero sobre todo fabricaría mayorías legislativas a partir de pequeñas minorías electorales.

Antes de correr entusiasmados a linchar pluris, reflexionemos sobre su función democrática.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios