16 de Octubre de 2018

Opinión

Político “chacachaca”

Ad hoc significa “para este propósito” o “para esto”. Es una frase latina que a menudo se utiliza para indicar que un determinado acontecimiento es temporal...

Compartir en Facebook Político “chacachaca”Compartir en Twiiter Político “chacachaca”

Ad hoc significa “para este propósito” o “para esto”. Es una frase latina que a menudo se utiliza para indicar que un determinado acontecimiento es temporal y es destinado a un propósito específico. Un buen ejemplo lo son los informes anuales de algunos diputados que en Quintana Roo han gastado millonarias sumas para promocionar lo que todos sabemos: su propia imagen buscando el mejor posicionamiento político con miras al cada vez más cercano proceso electoral federal.

La política en Quintana Roo todavía es rupestre; en múltiples ocasiones el discurso se congela en el pasado y en otras se enreda entre la impetuosidad e inexperiencia de los jóvenes y la calma y los consejos de los viejos sabios que no entienden tanta fogosidad. El resultado: triunfa la inexperiencia de quienes constituyen una abrumadora mayoría. 

La nueva clase política, los detentadores del poder absoluto en todos los ámbitos y esferas del poder público, se han convertido de pronto en los diseñadores de un nuevo escenario  en el que intentan imprimir su sello personal dándole un giro de modernidad a lo que en otros tiempos se denominaba “quehacer político”. La palabra “oficio” fue cambiada por la de pasatiempo, o “hobby”, para quienes tienen un nivel económico más elevado. Entienden la política pues, como una afición temporal en la que se vale experimentar con las emociones y las necesidades humanas. Para ellos mover las piezas del ajedrez político no tiene otro significado que la imposición de sus propias decisiones, sin detenerse a escuchar la voz del pueblo, o voz de Dios.

Cualquier crítica, cualquier comentario adverso es descalificado de oficio, sin mayor preámbulo. Lo opuesto, lo que no concuerda con la idea central es considerado una afrenta y por lo tanto debe ser suprimido del libreto. Los actores del nuevo performance han sido forjados en el crisol de la superficialidad y viven una realidad virtual, desconectados del dolor y de la preocupación que impone la pobreza. Las sonrisas, los gestos, el saludo multitudinario ha sido ensayado una y otra vez hasta aparentar lo que no es. Se vale el retoque y el jugueteo con la imagen, bienvenidos los fastuosos espectaculares y los anuncios publicitarios disfrazados de noticias de último minuto: un todo incluido como si fuera una prueba mercadológica para promocionar un nuevo detergente en polvo, cuyo destino final es el anaquel de una tienda de autoservicio. Con la única diferencia de que el detergente en polvo hará “chacachaca” al vaciarlo en una cubeta con agua, mientras que el político que llegue al cargo no moverá un dedo para cumplir sus promesas, y créanlo, tampoco intentará quitar el cochambre pegado en los platos, pues estos –desde la óptica de su interés personal- estarán siempre “rechinando de limpios”. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios