19 de Octubre de 2018

Opinión

Pompas fúnebres

Una mujer estuvo a punto de costarle la vida, se topó con un charlatán, que le haría una lipoescultura y le agrandaría los glúteos.

Compartir en Facebook Pompas fúnebresCompartir en Twiiter Pompas fúnebres

La columna Viernes Cultural lee, mientras El Transcriptor se viste de luces:

La vanidad de una mujer estuvo a punto de costarle la vida, se topó con un charlatán, que le haría una lipoescultura y le agrandaría los glúteos. 


Todo fue chafa y derivó en una infección generalizada que la paciente contrajo en las nalgas.

El erotómano de su vida se anuda la corbata, y su querida de los viernes remata:

Al final, sufrió necrosis, es decir, se le murieron ambos glúteos.


Terrible, dice, pobrecita, pero “chiquitipollo”, ella fue la única culpable, y tú, ¿a dónde vas tan elegante?
El también prócer de los viernes, con su “flux” negro brillante, agarra su ramo de flores, e informa:

Iré a la funeraria, a las pompas fúnebres, a presentar mis respetos a las pompis recién fallecidas. 

¡Qué desgracia!


De nada… Saludos…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios