21 de Enero de 2018

Opinión

Por una Mérida participativa

La ciudad ha sido el lugar en donde la gente ha obtenido el reconocimiento de sus derechos civiles.

Compartir en Facebook Por una Mérida participativaCompartir en Twiiter Por una Mérida participativa

La ciudad participativa es aquella que se caracteriza por la continua participación ciudadana en la definición de los programas y proyectos destinados a construir la ciudad que deseamos.

La participación ciudadana debe entenderse como un continuo proceso de democratización de la vida municipal, cuyos principales objetivos son: el impulso a la implicación de los ciudadanos en la definición de programas y proyectos, a través de diferentes mecanismos de verdadera participación.

La promoción de las iniciativas y la participación voluntaria de la ciudadanía para avanzar hacia la consecución de objetivos de interés colectivo acordados públicamente; y el reforzamiento de las estructuras asociativas a través de programas y políticas de apoyo a las organizaciones públicas, impulsando sus capacidades técnicas y administrativas, para mejorar su participación en la manifestación de sus preferencias de desarrollo y equipamiento de la ciudad.

Todo este proceso de participación debe estar validado por un conjunto de normas que enmarquen y aseguren la verdadera participación ciudadana, definiendo las obligaciones del sector público y las normas legales que aseguren su permanente implantación.

Esta participación ciudadana debe asegurar la inclusión de todos los interesados en participar en la definición de los programas y procesos de desarrollo del municipio, validando y aplicando mecanismos de opinión y análisis, a través de consejos consultivos, audiencias públicas, referéndums, consultas por distrito o colonia, el derecho de petición de toda la sociedad y el establecimiento de espacios de opinión, como libros públicos de sugerencias o espacios de participación en Internet.

La ciudad ha sido el lugar en donde la gente ha obtenido el reconocimiento de sus derechos civiles, y es en ella en donde se deben renovar los principios democráticos de su participación, desde el momento de proponer, hasta la validación de las acciones a ejecutar.

En Mérida mucho estamos avanzado en la inclusión de la participación ciudadana en la definición de su futuro, pero es necesario llevar y validar estos procesos en todo el quehacer de su desarrollo integral. Hagamos de Mérida una verdadera ciudad participativa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios