20 de Septiembre de 2018

Opinión

Postergar es inútil

Decidir hacer algo hasta “mañana” cuando podríamos hacerlo hoy y ahora, es un engaño, una justificación para no hacerlo.

Compartir en Facebook Postergar es inútilCompartir en Twiiter Postergar es inútil

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.-  Refrán popular

Postergar produce ansiedad; postergar es incómodo; es una manera de evadirse para no vivir los momentos presentes. Decir: “Hay que esperar a que esto o aquello se componga o se aclare” o “puede ser que se arreglen las cosas” sólo sirve para no hacer nada respecto a lo que quisiéramos que se “compusiera” o que se “aclarara” y se “arreglara”. Son manifestaciones neuróticas, puesto que se dice lo que se quiere mas no se mueve un dedo al respecto. Nos justificamos con razonamientos tontos. 

Se puede postergar alguna decisión importante por años, con la esperanza de que “las cosas mejorarán”, sin tomar en cuenta que las cosas no mejoran NUNCA por sí mismas: o se quedan como están o cuando mucho cambian, pero no mejoran. Si nuestra vida es buena es porque se ha hecho algo inteligente y constructivo para disfrutarla. 

Decidir hacer algo hasta “mañana” cuando podríamos hacerlo hoy y ahora, es un engaño, una justificación para no hacerlo. Generalmente esto pasa cuando tenemos que afrontar algo desagradable. 

Hay grados de postergación; por ej., demorar las cosas y hacerlas hasta el último momento. Es una forma común de autoengaño, ya que al hacer algo con prisa los resultados son mediocres y nos excusamos diciendo: “No tuve el tiempo suficiente”, sin embargo, sí hubo el tiempo suficiente; tal vez se nos fue quejándonos de ¡lo mucho que teníamos que hacer! 
No somos lo que decimos que somos. Nuestro comportamiento y logros muestran lo que sí somos. Cuando la persona es de acción no tiene tiempo de lamentarse ni de criticar lo que hacen otros, ya que está ocupada haciendo lo que quiere lograr. 
Cuidado con usar la crítica para absolvernos a nosotros mismos por la desidia. 

Tomemos en cuenta:

  • 1.-  No criticar el esfuerzo de otros. 
  • 2.- Ignorar a los criticones que siempre encuentran faltas en los demás. 

Tú puedes hacer lo que te propongas. Eres fuerte y capaz. Al postergar para un momento futuro lo que necesitas hacer AHORA te entregas al escapismo y, lo que es peor, al autoengaño. En el momento actual puedes hacerlo y te impulsa la esperanza de que las cosas mejorarán en el futuro con la acción de HOY.

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios