09 de Diciembre de 2018

Opinión

Preferí no doparme

Hoy tienen que aguantar que les reprochen las declaraciones que hace la Cassez, como la más reciente estridencia de que García Luna la quería eliminar.

Compartir en Facebook Preferí no doparmeCompartir en Twiiter Preferí no doparme

Además del salario, oficinas, esclavos y prestaciones, qué podrían motivar a alguien a ser consejero electoral, del IFAI o magistrado de la Tremenda Corte, siempre quedan peor que el cuetero, nunca son reconocidos por sus acciones y, lo peor de todo, los someten a escatológicas acusaciones que ni Salinas se merece, cuando no los relacionan con los peores intereses. Digo, aunque vivas en una burbuja de cristal instalado en un bienestar de pachá, no deber ser agradable que jamás quedes bien con la tribuna.

¡Y pensar que hubo idílicos tiempos en que a los ministros lo único que les incomodaba era que los insultaran llamándolos magistrados! Hoy tienen que aguantar que les reprochen las declaraciones que hace la Cassez, como la más reciente estridencia de que García Luna la quería eliminar. Lo dudo, cuando mucho le quería hacer un casting para su próximo montaje.

Y qué decir de los hombres fuertes del IFE, a los que acusan de todo y sin medida, pero nadie es capaz de reconocer que aprendieron más rápido a hacer auditorías que a contar votos. De hecho habría que hacer un outsourcing con ellos para que le armen una auditoría a los Moreira.

Es más fácil que el ex góber Granier de Tabasco pueda regresar a su tierra sin que lo abucheen (no solo por sus desfalcos y abusos, sino por sus imitaciones chillonas de María la del Barrio que emprendía con cada inundación), a que los consejeros y magistrados sean admirados por el sup Marcos.

Quizá para escapar a tanto señalamiento crudo, muy pronto los veremos haciendo declaraciones del tipo del ciclista Raúl Alcalá, que dice haberse negado a ser como Lance Armstrong (“Preferimos no doparnos, a pesar de haber tenido la oportunidad”) para explicar la naturaleza dudosa de sus deliberaciones. O sea, trataron a los del SME como sí todavía fuera secre del Trabajo Javier Lozano, ya ni la amuelan.

Aunque queda claro que nunca vas a darle gusto a todos, esta zoología fantástica tendría que pensar que tampoco estaría mal hacerlo alguna vez para no ser tratada cual Jelipillo en Harvard. Digo, aunque Calderón está acostumbrado a la impopularidad, la más afectada ha sido, curiosamente, la universidad que lo respalda, que está más quemada que el León por haber reclutado a Nery Castillo y Rafa Márquez.

Todo indica que la estatua del sátrapa de Azerbaiyán, cómodamente sentado en su silla, sería más útil para una oncena que estos sujetos. Dicen. Ya no se dopen.


www.twitter.com/jairocalixto

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios