23 de Octubre de 2018

Opinión

Previsibles resultados

Sin duda nuestro país se ha tomado mucho tiempo en construir el consenso necesario para llevar a cabo las reformas estructurales necesarias, en materia económica.

Compartir en Facebook Previsibles resultadosCompartir en Twiiter Previsibles resultados

Los ajustes a las previsiones que sobre nuestro desarrollo económico se realizan, con base en el comportamiento real del trimestre anterior, que llevaron al de México a reducir en 0.5 puntos la tasa de interés básica, sirvieron para que, de manera interesada, los “institutos de investigación” dependientes de las cúpulas empresariales desataran una verdadera andanada de críticas a la política económica del Gobierno Federal y a su secretario de Hacienda, Luis Videgaray.

Bajo el influjo ya de la fiebre futbolera del Mundial, en funciones proselitistas en busca de la reelección de Dilma Rousseff, Ignacio “Lula” de Silva, sin querer, nos regaló la oportunidad de darle a la discusión perspectivas internacionales al establecer  a su favor comparaciones entre la economía de su país, Brasil, y la mexicana.

Y es que no existe justificación alguna para dejar de considerar la situación económica internacional en cualquier análisis sobre el desempeño de la economía doméstica, como aquí se pretendía hacer o, por lo menos, para dejar de tomar en cuenta el escenario de las principales potencias regionales así como el de sus principales socios comerciales.

Porque a nivel mundial, a pesar de que comienzan a configurarse indicadores que marcan una ligera mejoría en cuanto a la disminución de los índices de desempleo poblacional, como en Estados Unidos y en algunos países europeos, sus perspectivas de crecimiento, de manera general, han tenido que ajustarse, como en México, a la baja.

Y si bien es cierto que el tamaño y la relativa autonomía de la economía brasileña  la ubican entre los países emergentes más exitosos, al formar parte del grupo económico conocido como los BRICS,  y que ha experimentado en las últimas dos décadas una de las mayores tasas de crecimiento en Latinoamérica, y que bajo el gobierno de “Lula” y de Dilma se han comportado de manera eficiente en el combate a la pobreza, la perspectiva que de México se tiene en la actualidad, desde la mirada internacional, no resulta para nada desdeñable.

Es el propio expresidente Da Silva quien lo ha certificado al mencionar, a su pesar,  que se tiene la perspectiva internacional de que México será la economía de este nuevo siglo y que se presenta como un país de oportunidades para la inversión internacional. Igualmente confirmó que las reformas estructurales que emprendimos, sobre todo la energética,  están en el sentido correcto cuando señaló que son las mismas que hizo antes Brasil con Petrobras.

Sin duda nuestro país se ha tomado mucho tiempo en construir el consenso necesario para llevar a cabo las reformas estructurales necesarias, en materia económica, para incrementar nuestra competitividad, pero todo parece indicar  que ha llegado la hora; los datos que en cuanto al índice riesgo-país, en el que ciertamente superamos a Brasil, expuestos por el titular de Hacienda, así lo indican.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios