18 de Octubre de 2018

Opinión

Los prófugos de la felicidad

La tienen a su alcance pero la ignoran, no les importa y huyen de ella.

Compartir en Facebook Los prófugos de la felicidadCompartir en Twiiter Los prófugos de la felicidad

Cuántas personas son prófugos de la felicidad. Son prófugos de la felicidad pues la tienen a su lado, pero no han aprendido a disfrutarla, aprovecharla, y menos aplicarla en sus vidas. La tienen a su alcance pero la ignoran, no les importa y huyen de ella.

Cuántas parejas son prófugos de la felicidad porque han caído en la rutina dejando que muera el amor. Han silenciado el diálogo y han destruido el respeto para ambos. Se les ha olvidado dar: 'los buenos días', 'el ¿cómo te fue?' y 'las buenas noches'.  Y lo más triste se han olvidado de decirse 'te quiero', 'eres lo máximo', 'no sé qué haría sin ti'. Entre ellos no hay 'ni un sí y ni un no, sólo un... ¡que te importa!'.

Cuántos padres y madres son prófugos de la felicidad. Porque son complacientes en no dar educación a sus hijos, al ser 'padres permisivos', dejando que sus hijos hagan lo que quieran. Han logrado formar un 'monstruo' que a la larga o la corta esos hijos se los van a devorar. Se les ha olvidado que 'un padre hace más por un hijo cuando hace menos'. Estos progenitores, ya sean papá o mamá, no se han ocupado en la educación cristiana de sus hijos. Sí, ustedes padres de familia, que en la lucha diaria por conseguir el sustento, han caído en prácticas poco honradas y más 'productivas'. El día de mañana no podrán ser ejemplo de una familia cristiana para sus hijos.
Cuántos matrimonios, siguen prófugos de la felicidad, porque han caído en los métodos no naturales en la planeación familiar. Cultivando una cultura sin valores, sin importar que sus hijos sean discípulos de esta infame 'doctrina de la muerte'. Son promotores del aborto, y no les importa destruir la vida. Y no se han dado cuenta que este es el don mas preciado para el ser humano....¡la vida!.

Cuántos jóvenes son prófugos de la felicidad, porque que están cayendo en la trampa del alcohol, de la drogas, del sexo disfrazado de amor. De una irresponsabilidad disfrazada de libertad, y de una irreligiosidad disfrazada de ciencia. Saben mucho de la nueva tecnología, pero no saben nada de valores. Su frase es: 'cuanto tienes, es cuanto vales'. Les importa más el sexo seguro, que el sexo sagrado.

Muchas personas son prófugos de la felicidad, pues son adoradores del dios-dinero. Son privilegiados porque tienen un buen trabajo y disfrutan de una posición más holgada, pero han caído en una insolidaridad egoísta.

Sí, muchos seres humanos son prófugos de la felicidad, pues sólo viven el hoy y el ahora, buscando saciar sus placeres carnales. Se les ha olvidado la vida espiritual. No han entendido que 'el alma no crece cuando le sumamos, crece cuando le restamos'.

Hoy la vida nos hace un llamado a ser buscadores de la felicidad y no prófugos de la felicidad. Porque si no luchamos por ser felices, las penas y las enfermedades nos van a llevar a la depresión, al desaliento y a la desesperanza.

Entendamos que sólo podemos recibir en la medida que damos, y que sólo podemos aprovechar la vida, si nos damos permiso para vivirla. Entonces y sólo entonces podremos realmente ser felices. Si dejamos de ser prófugos de la felicidad, seremos capaces de concretar un par de sueños a lo largo de nuestra vida, y convertiremos en costumbre el intento de alcanzar el arco iris, así llenaremos nuestra vida con los colores de días extraordinarios.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios