15 de Noviembre de 2018

Opinión

Proyecto de pareja

A veces para el marido el proyecto conyugal es muy importante porque espera que su “esposa-madre” se haga cargo de él.

Compartir en Facebook Proyecto de parejaCompartir en Twiiter Proyecto de pareja

Tus necesidades son tan importantes como las mías.- Anónimo

El equilibrio para lograr la cercanía afectiva sin perder la integridad y la autonomía se da cuando hay un auténtico interés por  las necesidades de la pareja  y de las propias.  Una buena y duradera relación necesita un fuerte autoapoyo y una consciente inteligencia emocional.   Sólo así se pueden generar dos proyectos simultáneos: el individual y el de pareja.

El proyecto amoroso se viene abajo cuando el contacto entre los cónyuges es débil e intermitente.  Por las prisas dejan de tener contacto y sólo se dedican a sus proyectos individuales.  No platican, ni revisan cómo va su proyecto de pareja para consolidarlo.  A veces para el marido el proyecto conyugal es muy importante porque espera que su “esposa-madre” se haga cargo de él. Cuando esto pasa es porque él no ha podido desarrollar sus recursos internos y no tiene fuerza para concretar su proyecto individual y aunque para la esposa el proyecto de pareja sea muy importante, al ver que su cónyuge es como un niño, tiene que luchar por los dos  para sostenerlo emocionalmente y la relación se desgasta.

Otro grave problema es cuando la esposa “busca papá” y  claro que su proyecto de pareja es vital, ya que cree que su existencia depende de su esposo y no atiende su proyecto individual o ni siquiera lo tiene y si para el marido su proyecto individual es esencial, el proyecto conyugal lo agobia ya que trae colgada a su “niña-hija-esposa.”

El proyecto amoroso no puede consolidarse cuando la pareja se recrimina mutuamente las carencias de la relación.  El resentimiento y la mala opinión acerca del otro impiden el vínculo afectivo e incapacitan para crear intimidad.  Entonces se dedican a su proyecto individual y “viven” guardando las apariencias “juntos pero no revueltos”.  Estas situaciones son algunas de las tergiversaciones de los verdaderos roles que cimientan y conservan un vínculo afectivo sano para  formar  un hogar y una familia armoniosa.

En el proyecto de pareja hay que buscar y encontrar en uno mismo lo que tiene para ofrecer en la relación y esto ayuda a “ver” con honestidad con lo que cuenta y ofrece la otra persona;  así  podremos reconocer nuestras propias carencias (para trabajarlas) y las de la persona amada.  Con recta intención y buena voluntad  nuestras necesidades individuales serán respetadas y se tendrá la disposición y los elementos para llevar a buen término el “proyecto de pareja”.

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios