20 de Septiembre de 2018

Opinión

La Psicología y el ahorro

Recientemente la Consar presentó el estudio 'El uso de las ciencias del comportamiento para aumentar los ahorros para el retiro', elaborado por ideas42.

Compartir en Facebook La Psicología y el ahorroCompartir en Twiiter La Psicología y el ahorro

Recientemente la Consar presentó el estudio “El uso de las ciencias del comportamiento para aumentar los ahorros para el retiro”, elaborado por ideas42.

Ideas 42 es una organización no lucrativa, dedicada a la gestión del conocimiento e innovación social, a través del estudio del comportamiento humano, y ubicó cuatro razones por las que no ahorramos.

La primera: No hay indicadores visibles que nos hagan tener en mente el retiro y, en efecto, nos caracterizan una gran indolencia y apatía por lo que tenga que ver con el futuro, y tal pareciera que el futuro es nuestro presente; no pensamos ni sopesamos que nos haremos viejos, que las fuerzas se nos irán, y que será en nuestra vejez cuando más recursos económicos necesitaremos.

La segunda: Estamos inmersos en el aquí y el ahora y es sumamente cierto; es parte de nuestra cultura financiera darle importancia y prioridad al aquí y al ahora, ya que mañana Dios dirá, y por ello “en el pecado llevamos la penitencia”.

La tercera: La incertidumbre del futuro desalienta la acción. Si analizamos la forma de responder a todo lo que tenga que ver con nuestra vejez, pareciera que nos duele pensar que un día llegará y solemos expresar: “A lo mejor ni llego a viejo, luego entonces, ¿para qué me preocupo?”. Pero qué sorpresa nos llevamos al llegar a la edad de los sesenta años, y es entonces cuando nos damos cuenta que el tiempo se nos vino encima, y que poco o casi nada podemos hacer por recomponer nuestra situación; y lo peor es que lejos de reconocer lo apáticos, indolentes e indiferentes que hemos sido, empezamos por buscar y encontrar fácilmente a los culpables de nuestro apocalipsis.

Como analista del sistema de ahorro para el retiro desde el año de 1998, he visto tantas y tan variadas situaciones, pero, con respecto al tema, una es la predominante: nada o poco nos preocupa nuestro futuro y nunca reconocemos que los arquitectos de nuestro destino fuimos única y exclusivamente nosotros mismos.

La cuarta: Las afore no están incluidas en el conjunto de opciones, y de nueva cuenta la conclusión del estudio es aterradoramente cierta. A más de dieciocho años de que surgió el Sistema de Ahorro para el Retiro, las afore y siefore, y la posibilidad de poder modificar nuestro futuro, nivel y calidad de vida en la vejez, no creemos en estas instituciones, desconfiamos de lo que ellas representan, no valoramos la diferencia de ahorrar en ellas y continuamos observando hábitos y costumbres financieras la mayoría de las veces equivocadas, inapropiadas e inseguras.

En el próximo artículo le comentaré de las estrategias que ideas42 sugiere para revertir la situación descrita.

Para mayores datos sobre el tema visite http://miretiroypension.com.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios