21 de Mayo de 2018

Opinión

Que repitan los que saben

Si políticos quieren administrar, pues que estudien esa carrera, que los manden a la escuela. Esto no quiere decir que los políticos que hayan ocupado algún cargo no pueden aspirar por otro, ¡claro que pueden! Pero que estudien.

Compartir en Facebook Que repitan los que sabenCompartir en Twiiter Que repitan los que saben

Esta época electoral en la que los partidos políticos están tan entusiasmados por definir a sus candidatos es momento de que aseguren que el perfil de los aspirantes a ocupar los cargos que están en disputa sea el correcto.

No se vale que se elija a un incompetente para administrar un Ayuntamiento. Pueden ser muy buenos políticos pero malos administradores; como ejemplo está la Universidad Autónoma de Yucatán (Uady), que va para un tercer período con veterinarios en la rectoría, y que, entre otros profesionales, forma administradores y contadores, pero que hace un año pasaba apuros financieros. ¿A quién le van a dar ganas de estudiar administración en esa institución? Lo mismo sucede con los ayuntamientos, y de ejemplos estamos tapizados tanto a nivel local como federal.

¿Qué dueño de una empresa contratará a un mesero, a su compadre o al recomendado de un amigo para que sea su gerente? Si en verdad los políticos quieren profesionalizar la administración pública ¡es urgente!, importante, toral, ¡impostergable! que nombren como candidatos a personas que tengan el perfil de acuerdo con el cargo.

Se requieren políticos capaces. La profesionalización de la política no es repetir en el cargo sino que haya gente especializada en el área en la que se desarrolla.

Si son políticos que quieren administrar, pues que estudien esa carrera, que los manden a la escuela. Esto no quiere decir que los políticos que hayan ocupado algún cargo no pueden aspirar por otro, ¡claro que pueden! Pero que estudien, que acrediten que tienen la capacidad para el puesto al cual están aspirando, porque de lo contrario nuestros gobiernos se vuelven un caos.

Vemos a los grandes cerebros barriendo casas, los profesionistas, los abogados y profesionales de otras materias es puestos ínfimos, mientras que los puestos que dejan un buen sueldo, que son los políticos, la mayoría son subempleados, es decir, de personas que desarrollan un trabajo que no va acorde con lo que estudiaron. Por eso vemos los resultados.

Si en verdad les interesa la ciudadanía y quieren hacer una política que realmente impulse el desarrollo que tan redundantemente evocan, empiecen en este momento por colocar a gente con el perfil adecuado en esos cargos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios