19 de Octubre de 2018

Opinión

Queridos amigos del Teletón

El problema no fue cambiar de las lágrimas a la comedia, el problema fue cambiar del amor hacia el odio, cambiar de la humildad hacia la altivez.

Compartir en Facebook Queridos amigos del TeletónCompartir en Twiiter Queridos amigos del Teletón

Ustedes saben que los amo y que soy el más convencido de lo que hacen, ¿verdad?

Nadie mejor que yo entiende las diferencias entre Teletón, la fundación, y Teletón, el programa de televisión que desde 1997 se transmite a escala nacional e internacional a través de diferentes pantallas.

Bueno, pues en nombre de ese amor, les suplico que lean la crítica que les voy a hacer a continuación, porque es mi obligación profesional decirles que se equivocaron.

El fin de semana pasado nos ofrecieron el peor Teletón de todos los tiempos, una vergüenza mundial.

Y se los digo con conocimiento de causa, porque he tenido el privilegio de monitorear los más diversos maratones de responsabilidad social que se han hecho en decenas de países y nunca había visto lo que ustedes provocaron del 5 al 7 de diciembre.

¿Qué? Las más lamentable campaña de odio que nunca antes se haya hecho alrededor de una causa noble, colectiva.

Porque lo que ustedes nos ofrecieron a través de la televisión fue eso: una campaña de odio.

Ustedes la iniciaron, ustedes la alimentaron y por eso mismo les fue pésimo. Tanto, que hasta tuvieron problemas para llegar a la meta.

Teletón nos prometió un evento diferente, un evento cómico.

¿En qué cabeza cabe ofrecer un evento diferente cuando las tendencias mediáticas más importantes de todo el planeta van en sentido contrario?

¿Saben ustedes el mensaje de inestabilidad que eso le mandó a nuestra población justo ahora que tantas personas están tan urgidas de certeza y que hay tantas sospechas sobre su organización?

Fue un error imperdonable. Se los juro.

Sobre lo de la comedia, no sé ustedes, pero yo me chuté todo sushow y jamás, ni por equivocación, sonreí.

La razón es muy simple: ustedes no le pueden decir a sus audiencias que las van a hacer reír cuando están tan rabiosos como estuvieron esos tres días.

Porque se la pasaron en la rabia, en el rencor y lo peor de todo, en la soberbia, y eso no es chistoso.

Por eso estoy convencido de que ustedes fueron los primeros en enfermar con su odio las redes sociales. Por eso ustedes fueron los primeros en meterse el pie.

Estuvieron más preocupados por tirarle, o por fingir que le tiraban, a la ONU, al Presidente y hasta a Televisa, que por dar amor.

Teletón es amor. Si ustedes mismos no lo entienden, ¿quién más lo va a entender?

Si entre ustedes mismos se atacan, como cuando humillaron a Cristian Castro, ¿qué clase de reacción esperaban a nivel opinión pública? ¿Que la gente corriera a entregarles su dinero?

A esto me refiero cuando les digo que jamás había visto algo así, cuando les hablo de soberbia.

Busquen el seguimiento del evento mediático de recaudación de fondos que ustedes quieran, desde los que se hacen en Chile y Colombia hasta las maravillas que organiza la BBC en Gran Bretaña y los que se han realizado en Estados Unidos para diferentes causas.

¿Qué notan? Que nadie duda, que nadie ataca, que nadie se defiende.

Se me cae la cara de vergüenza como mexicano porque el mundo entero viera el torrente de odio que ustedes abrieron.

México no es eso. Ni siquiera ustedes son eso. ¿Por qué lo hicieron? ¿Por qué?

¿Saben por qué? Por soberbios, insisto, y si no me creen, pongan los videos de sus discursos llenos de palabras como injusticia, indignación, miedo y transparencia, y compárenlo con el famoso video de Angélica Rivera explicándole al pueblo la historia de su casa.

¿Se dan cuenta de que utilizaron el mismo tono? ¡Y así querían que el pueblo se pusiera de su lado!

El problema no fue cambiar de las lágrimas a la comedia, el problema fue cambiar del amor hacia el odio, cambiar de la humildad hacia la altivez.

Y prepárense, porque esto va a generar cualquier cantidad de parodias que los van a meter en apuros no hoy, que llegaron la meta, mañana, cuando quieran volver a convencernos de situaciones tan penosas como que no son de Televisa.

¿Por qué, si Teletón no es de Televisa, jamás vimos al aire a comediantes de otras empresas?

¿Por qué no salieron los personajes de Mikorte informativo, de CadenaTres, Jairo Calixto Albarrán, de MILENIO Televisión, o los chicos de la revista De Buenas, de MexiquenseTv?

¿Por qué, si Teletón no es de Televisa solo vimos la representación de, puros programas de esa empresa?

Pudieron haber tenido a los señores de El incorrecto, a los de Ya ni llorar es bueno. ¿Qué pasó?

Bueno, ya, el colmo, ¿por qué, si Teletón no es de Televisa, la transmisión cerró sobre Emilio Azcárraga?

Me da mucha pena, pero tienen mucho que corregir, porque esto no puede seguir así.

Y no es por culpa de los anarquistas, de los desestabilizadores o de los tuiteros. Es por culpa de ustedes mismos.

Más al rato, en mi videoblog Surtido rico, les voy a hacer algunas recomendaciones. Esto es más delicado de lo que parece. Se los digo en serio, con respeto y con amor. Estoy preocupado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios