16 de Octubre de 2018

Opinión

Quintana Roo mantiene sitial de honor en empleo

Todavía asombra ver en Cancún y Playa del Carmen a familias descender de autobuses con equipaje para quedarse durante largas temporadas o incluso de por vida...

Compartir en Facebook Quintana Roo mantiene sitial de honor en empleoCompartir en Twiiter Quintana Roo mantiene sitial de honor en empleo

Todavía asombra ver en Cancún y Playa del Carmen a familias descender de autobuses con equipaje para quedarse durante largas temporadas o incluso de por vida, como suelen ellos expresar. Antes era común verles un lunes, aunque en este primer mes del año, arriban cualquier día.

Las autoridades de Solidaridad calculan que cada día llegan 10 familias para vivir. En Benito Juárez estiman que es el triple de la cantidad recibida en el municipio vecino. Lo cierto es que a fin de año podría haber unos 100 mil habitantes más en Quintana Roo, entre migrantes y nacidos, concentrados principalmente en ambas demarcaciones, las de mayor crecimiento. 

Son nuevos habitantes, a quienes debe brindárseles empleo, vivienda, salud, educación y otros tantos servicios. Llegan atraídos por mejores oportunidades: comparado con otros Estados, aquí hay inversión, por lo tanto crecimiento económico, lo cual se traduce en más opciones de trabajo. Es el círculo virtuoso de la economía.

Lo que sucede con el empleo es extraordinario. Hace unos días el secretario del Trabajo y Previsión Social, Patricio de la Peña Ruiz de Chávez, entregó el dato más reciente disponible (de diciembre 2014): la tasa de desocupación bajó de 4.91 por ciento a 4.55%, aún superior a la media nacional (4.38%), pero con una tendencia a recuperar lo exhibido en 2013, cuando a Quintana Roo se le denominó “campeón nacional del empleo” y permaneció en el “top ten” de todos los indicadores en la materia.

En todo caso, ese porcentaje marginal adverso es engañoso por diversos factores: 

Primero: cabe enfatizar que es admirable mantener un prestigio en empleo cuando la realidad socioeconómica nacional se percibe más compleja; cuando la “cuesta de enero” golpea a 7 de cada 10 mexicanos, según encuestadoras nacionales.

Segundo: hay condiciones nacionales e internacionales que parecen alterar la tasa, como la homologación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de la zona fronteriza con el resto del país y la volatilidad del dólar. Sin embargo, “la realidad es que no se deja de invertir en Quintana Roo, la economía permanece estable y, por lo tanto, la generación de empleos no se detiene; por el contrario, esta aumenta, como ha sido la petición del gobernador Roberto Borge Angulo”, dice el subsecretario del Trabajo en la Zona Norte, Enrique de la Cruz Pineda. 

Es verdad. Los destinos del Caribe Mexicano esperan inversiones superiores a mil 500 millones de dólares, que incluyen la conclusión o el inicio de más de 10 hoteles, un centro comercial y diversos desarrollos inmobiliarios.

De la Cruz prevé un escenario aún mejor. Reveló que hay un presupuesto autorizado de aproximadamente 40 millones de pesos para Fomento al Autoempleo, becas, bolsa de trabajo, ferias del empleo, cursos y capacitaciones, lo cual apuntalará los números favorables. 

Tercero: los sondeos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) son al azar. O sea, entrevistan a determinado ciudadano, quien pudiera ser uno de esos nuevos residentes. El problema es que a dicho Instituto no le importa si el consultado tiene viviendo aquí tres horas, tres semanas o tres años. Le interesa si tiene empleo o no. 

El coordinador general del Servicio Estatal del Empleo, Enrique González Contreras, explicaba recientemente que si se perfeccionara el procedimiento de la instancia el porcentaje de ocupación sería mucho mayor para el Estado. Ejemplificó con el caso de Solidaridad, donde cerca del 98% de la Población Económicamente Activa está trabajando, de acuerdo con el censo municipal y las dependencias locales, en apoyo de las nacionales. Esta labor coordinada, sostiene González Contreras, es la más fiable y evidencia una situación magnífica: casi todos tienen trabajo allí.

Hasta la semana pasada el “pero” giraba en torno a la formalidad laboral, pero esta también ya muestra una dinámica progresiva, mayor que la nacional, refleja el último reporte del Servicio Nacional del Empleo. En este sentido, no hay pero que valga.

El panorama, pues, es alentador.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios