21 de Agosto de 2018

Opinión

Reconciliación política y social

Viene una nueva etapa. Tras las elecciones, prosigue el anuncio de los ganadores

Compartir en Facebook Reconciliación política y socialCompartir en Twiiter Reconciliación política y social

Viene una nueva etapa. Tras las elecciones, prosigue el anuncio de los ganadores, e implícitamente también el de los vencidos. Como no fueron pocos los que pronosticaron comicios reñidos y advirtieron posibles impugnaciones, conviene pensar en todos. Así es que esta opinión -redactada antes de concluir la jornada- no gira en torno a los porcentajes de votación, sino en torno a la “reconciliación”.

Quienes resulten triunfadores, deberán pensar en la unión y la reconciliación del estado. Porque si algo debe ser reconocido, es que la polarización alcanzó niveles dramáticos durante la última etapa, expresada en polémicas como las desbandadas, la traición, las acusaciones en video y el rencor notorio en los discursos de algunos.

Para las próximas autoridades será obligatorio tener en su modelo un eje inclusivo de reconciliación política y social. Y claramente debe ser en ambos sentidos: político y social. El primero, para invitar a todos los sectores (partidos, agrupaciones, gremios) a dejar atrás la campaña y luchar juntos por objetivos comunes. El segundo, con énfasis en la reivindicación de las causas ciudadanas, reconvocando a los que perdieron o no participaron.

En el contexto de una transición es importante tener en cuenta tanto la cultura local como la historia y las administraciones que la precedieron. Este reconocimiento es vital para entender que hubo gobiernos incumplidos, los cuales pudieron afectar la identidad política y la moral de sus miembros. Mientras que en el lado opuesto, se sitúan los desilusionados por la derrota, a quienes no se puede excluir. 

Por eso mismo, si los miembros en transición quieren reconquistar su integridad moral y política, deben actuar como agentes responsables y, por lo tanto, el modelo de reconciliación debe desarrollar mecanismos para trabajar en un esquema donde las responsabilidades pasadas, presentes y futuras, tengan igual consideración. 

Ahora bien, estos esquemas, modelos o mecanismos, no necesariamente deben ser “públicos”; es decir, aun cuando no es obligatorio constituir estas acciones en política pública, sí es preciso desplegar esfuerzos para reunificar a una sociedad dividida. No es en realidad el pasado lo que urge olvidar, sino fijarse en el presente de un estado en el políticamente habrá tricolores, amarillos, albiazules y morenos desanimados. Y eso debe soslayarse con proyectos compartidos.

Para mayor claridad: no todos los próximos servidores públicos asumirán responsabilidad sobre un pasado por el que deberán enmendar o restaurar, pero sí enfatizar que en el complejo tema de gobernar, la responsabilidad es con todos los habitantes, no en favor de unos cuantos; y eso abre el proceso de reconciliación con perspectivas inmediatas, donde el “perdón” y el “olvido” no debieran pesar más que las ganas de avanzar juntos.

Desde cualquier punto de vista, es necesario que tanto las autoridades como la comunidad incluyan en el nuevo orden a quienes podrían sentirse excluidos por la derrota, aunque es igualmente importante seguir criticando las instancias sociales o el sistema político, a fin de mejorar aspectos en esos ámbitos. Lo que deben conseguir es reconvocar para gobernar, no cooptarlos, ni menos rechazarlos.

Los cinco candidatos a gobernador y algunos a presidencias municipales, sostuvieron durante la campaña estar preparados para “después del 5 de junio”, en alusión a las tareas propias del ejercicio gubernamental. Esas declaraciones simbolizaron, se supone, la primera señal positiva de que administrarán sin distinción de colores partidistas. 

Ojalá dicha idea se traslade a la práctica y se aplique en beneficio de todos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios