15 de Noviembre de 2018

Opinión

Reconociéndonos y afirmándonos

Siempre podemos amarnos a nosotros [email protected] tratándonos de manera amorosa y cálida aprendiendo a ser “nuestro mejor [email protected]”.

Compartir en Facebook Reconociéndonos y afirmándonosCompartir en Twiiter Reconociéndonos y afirmándonos

No aceptes la definición de tu vida por lo que te dicen los demás. Defínete a ti mismo.- Harvey Fienstein, escritor norteamericano         

Solemos considerar el “derecho a la vida” como algo obvio y evidente. Sin embargo, es importante reflexionar, ¿acepto que tengo derecho a vivir?, ¿quiero vivir?, ¿quiero vivir bien? Si nuestra respuesta consciente es un ¡Sí!, lo menos que podemos hacer es evitar perjudicar o degradar ese lapso de tiempo que llamamos “nuestra vida”. 

Se pueden reforzar diariamente convicciones como el “derecho a existir” responsabilizándonos de nuestra integridad; buscando y encontrando las mejores opciones físicas, mentales, emocionales y espirituales.

Colaborando en la “empresa” (la más importante) que nos ha regalado el Creador. Esto contribuye a una sana autoestima  que no es creerse [email protected] o mejor que los demás, ni  compararnos con otros y mucho menos entrar en competencia con ellos ni a rebajarlos sino a ser conscientes de nuestro propio ser logrando una confianza serena  y un sano orgullo por nuestra persona dándole el valor inapreciable que tiene.Afirmar las convicciones de nuestra valía como: “Soy [email protected], soy ú[email protected] en el mundo e incomparable”.– “Me trato con respeto y espero de los demás el mismo trato.– “Me siento [email protected] de aprecio y estoy [email protected] de mi [email protected]”. 

El gran desafío es aceptar todos los aspectos de nuestro cuerpo, de las diversas y variables emociones, sentimientos, pensamientos, deseos, “sueños” e incluso de lo que llamamos la “sombra”  (lo que nos causa vergüenza, como sentimientos innobles de envidia, venganza, etc. que también son nuestros). 

Existe en nosotros la tendencia a reprimir esas sensaciones y sentimientos desagradables; sin embargo, es sano evitar la represión ya que esas sensaciones habitan en nuestro interior. Es necesario que fluyan y esto se logra adoptando la postura de “observador” para no identificarnos con ellas y así se alejen y desaparezcan. 

Es real que sí existe quien o quienes nos aman, además de que siempre podemos amarnos a nosotros [email protected] tratándonos de manera amorosa y cálida aprendiendo a ser “nuestro mejor [email protected]”. 

Un buen [email protected] escucha, comprende, anima, no nos regaña por nuestros errores, no culpa y humilla, sino que nos escucha, consuela y confía en que podemos superarnos y ser cada día mejores. Sin amor a uno mismo, el amor a los demás es imposible. Tomemos en cuenta esta gran verdad. 

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios