12 de Diciembre de 2017

Opinión

Redes sociales, la moderna picota

En la Edad Media, uno de los periodos más oscuros de la historia, se inventaron algunas de las peores máquinas de tortura para provocar sufrimiento.

Compartir en Facebook Redes sociales, la moderna picotaCompartir en Twiiter Redes sociales, la moderna picota

En la Edad Media, uno de los periodos más oscuros de la historia, se inventaron algunas de las peores máquinas de tortura para provocar sufrimiento. Uno de ellos fue la picota: dos placas de metal o madera entrelazadas con tres orificios, uno para la cabeza y los otros dos para las manos, que se aseguraban con un candado.

Era un vergonzoso acto público en el que el pueblo se burlaba del prisionero y le humillaba lanzándole desde frutas o verduras podridas hasta animales muertos o materia fecal. En ocasiones lanzaban objetos contundentes que provocaban heridas mortales o quitaban la vida de la víctima.

Hoy, las redes sociales se asemejan a ese instrumento de tortura, pues cuando alguien cae en esas redes, los modernos linchadores (usuarios) arrojan su lodo desde el anonimato, sin analizar si su víctima es responsable, le niegan el beneficio de la presunción de inocencia y se ensañan con toda clase de vituperios pidiendo que se les queme en la hoguera; la contundencia es tal que no pocas veces la víctima termina por quitarse la vida.

Parece entonces que la justicia se traslada al ciberespacio, donde tienen cabida todas y todos, generalmente para juzgar y condenar y, lo que es peor, empujar a las autoridades a tomar decisiones que esa masa de usuarios (de Facebook, Twitter, YouTube) clama, a través de "trending topics", para quien tienen en la moderna picota.

Hay incluso en esa comunidad virtual sitios dedicados buscar infractores de leyes, normas o reglas de urbanidad -porque no hay excusa para el error- para exhibirlos en 140 caracteres, "memes" o copys. ¡Vaya!, hasta un error ortográfico de algún personaje de moda es motivo para llevarlo a la picota, el caso es hacer escarnio y mofa.

Por supuesto que regular las redes sociales no es lo deseable, se contrapone con el derecho a la libre expresión, pero sí deberíamos preguntarnos si esta moderna picota del mundo virtual es la justicia que queremos en nuestra realidad. No vaya a ser que caigamos en ella.

Anexo "1"

Empezar con los niños

La Federación de América Latina y el Caribe de Clubes, Centros y Asociaciones Unesco capítulo México alertó de que en el último año, el 'grooming' o ciberacoso sexual infantil se triplicó en México, debido en parte a que más de 35 millones de menores de edad ya tienen acceso a Internet y redes sociales, y la cifra sigue creciendo.

Por ello se pondrá en marcha una plataforma de educación en línea,que será lanzada simultáneamente en 12 países de América Latina, dirigida a los niños llamada “Responsabilidad Social Infantil", a la que podrán acceder de forma gratuita más de 750 mil menores en México en una primera etapa.

Esta plataforma enseñará a los menores sobre los engaños y riesgos en redes sociales, así como los derechos que tienen, cómo hacerlos válidos y (lo que me parece de suma importancia) ciertos códigos de conducta que puedan servirles para socializar más y no incurrir en prácticas como el bullying o falta de respeto hacia sus padres o adultos en general.

Me parece que esta es una buena forma de evitar que los niños de hoy caigan en el juego perverso de las redes sociales. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios