11 de Diciembre de 2017

Opinión

'Disfrutar el hoy y el ahora'

La felicidad siempre esta ahí a nuestro alcance. En realidad lo que nos impide ser felices es... ¡la ambición!

Compartir en Facebook 'Disfrutar el hoy y el ahora'Compartir en Twiiter 'Disfrutar el hoy y el ahora'

¿Qué tanta es tu capacidad para disfrutar el hoy y el ahora? o ¿Qué tanta es tu capacidad de sufrir y lamentarte de tu desgracia?

Si descubrimos entre volver a nacer, descubriremos que no necesitamos nada para ser felices; la felicidad siempre esta ahí a nuestro alcance. En realidad lo que nos impide ser felices es... ¡la ambición!

Tenemos que darnos cuenta que la clave de nuestra felicidad está en el interior. No depende de ser guapo, de tener éxito en el trabajo, de tener pareja...¡No necesitamos todo eso por lo que atormentamos nuestra mente, y destruimos nuestro espíritu!
Tenemos que disfrutar lo que tenemos, apreciar lo que nos ha dado la vida, y expandir nuestro goce en proyectos que nos ilusionen de verdad.

Lo primero es valorarnos por nosotros mismos, y dejar de compararnos con los demás. Hay que “aceptarnos”. Aceptar nuestra situación, sea la que sea, en la enfermedad, en lo económico, con los defectos físicos y en las carencias corporales. Así como hace un discapacitado en aceptar su vida: no tengo estudios, no tengo pareja, no soy guapo, quedé imposibilitado... etc.

El segundo paso: hay que detenernos para decidir lo que es realmente importante para nosotros, una vez que aceptamos nuestra limitación, podemos establecer un “proyecto personal”. Es importante intentarlo y probarlo, vayas a tener éxito o no.

Es lo que nos da la ilusión de la vida. Así los discapacitados reclaman que les dejemos hacer las cosas por su cuenta, porque saben muy bien que es a través de esos intentos (fracasen o no) es como expanden su vida. Esa es la enseñanza elemental.

Y el tercer paso, y el más importante, es “la tenacidad”, éste es un ingrediente básico para ilusionarte y apasionarte con la vida. Sí, ¡bienvenidos sean los errores! El éxito o el fracaso no tienen ninguna importancia. Las adversidades, si están enmarcadas dentro de un honesto y apasionante trabajo personal, nos hacen ricos espiritualmente y felices con la vida.

Hoy es un buen día para aceptar, proyectar y tener ilusiones. No hay que olvidar que para disfrutar el hoy y el ahora hay que tener: tenacidad en lo que intentemos, perseverancia en todas nuestras acciones, y amor por el trabajo que realicemos.

No olvidemos: “No hay que derrumbar nuestros sueños...hay que derrumbar las barreras que nos impiden cumplirlos. Y si vas a derrumbar muros, empieza por los que cubren tu mente.”

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios