23 de Febrero de 2018

Opinión

La Regina y la toalla

Observarla reanima la virilidad en aquellos que han sobrepasado todo el vigor del que son susceptibles.

Compartir en Facebook La Regina y la toallaCompartir en Twiiter La Regina y la toalla

Viernes de aseo en casa y la visita de Regina que nos auxilia. Observarla reanima la virilidad en aquellos que han sobrepasado todo el vigor del que son susceptibles. “¿Cómo están?”. “Pobres, Don. En la tienda ya ni me preguntan si quiero tiempo aire. Me preguntan si tengo celular”. “Exageras, Regina”.

“Estamos tan pobres Don, que ayer mi prima Remedios salió de bañarse envuelta en una toalla y le avisó al esposo. Cuando él se metió a la regadera, tocaron en la puerta. Era Aldrin el vecino, que, al verla en toalla, casi se desmaya. Sacó mil pesos y se los mostró. Ella pensó: ‘Mare, mil pesos…” y se soltó la toalla hasta la cintura. Se le salieron los ojos al vecino y que saca mil quinientos pesos más y se los muestra. Ella dijo: ‘¿Mil quinientos más? ¿Por qué no?’ Tomó el dinero y soltó el resto de la toalla”.

“¿Y entonces?”. “Aldrin se quedó contemplando su cuerpazo, dio las gracias y se fue. Ella se volvió a poner la toalla y entró.

Cuando salió el esposo de bañarse le preguntó ‘¿Quién tocó?’ ‘Era Aldrin, el vecino’, y él le dijo: ‘Ah, qué bueno. ¿Te dio los 3 mil pesos que me debe?’”. “Madre… si yo pudiera hacer lo mismo, Regina…”. “¿Ver a Remedios?”. “No, no… soltarme la toalla y recibir dinero”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios